El ministro de Hacienda, Nicolas Dujovne anunció este viernes con bombos y platillos, que en el primer semestre del año se registró un superávit primario de $ 30.221 millones, “lo que representó un sobrecumplimiento de casi 48.000 respecto de la meta pactada con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para ese período.

Sin embargo, parece que las cosas no son como se las presenta, Agustín Gerez, a través de una publicación en la pagina del Observatorio de la Energía, Tecnología e Infraestructura para el Desarrollo, señaló que es cierto, que se “se consiguió en el primer semestre un resultado primario superavitario por 30.221 millones de pesos. Ahora bien, si se presta especial atención a las variaciones interanuales para los distintos ítems, se verá uno cuya variación fue del 3.067%, pasando de 2.103 millones a 66.621 millones. Nos referimos a “Recursos de capital”.

A propósito, explica que en el mismo reporte aparece esta imagen con la explicación de semejantes niveles de ingresos:

Según Gerez, “La venta de dos centrales termoeléctricas construidas durante el gobierno kirchnerista explica 40.416 millones de pesos de los ingresos totales del sector público no financiero”.

En el mismo sentido aclaró que “sin esta privatización de activos estatales, el resultado del semestre hubiera arrojado en déficit cercano a los 10.000 millones de pesos”.

Sobre como paso a manos privadas, el autor de la nota explica que “vale la pena recordar que la central Ensenada de Barragán fue vendida a un consorcio integrado por YPF S.A. y Pampa Energía (Marcelo Mindlin, amigo del presidente de la Nación). La central Brigadier López, por su parte, fue vendida a Central Puerto por el irrisorio monto de 14.095 millones de pesos. Central Puerto, una de las grandes beneficiadas por el tarifazo, es propiedad de Nicolás Caputo, entre otros”.

Asimismo, Gerez advierte sobre la operación que en el caso de Barragán, “llama la atención que figure en pesos la totalidad de la transacción (533,4 millones de dólares) cuando el desembolso en efectivo fue menos de la mitad: 229,4 millones. El resto, se cancelará a través de una deuda adquirida por el consorcio” y agrega, “igual para Brigadier López (325 millones de dólares), de los cuales solamente 165 millones fueron desembolsados en efectivo”.

Central Brigadier López

Respecto de los números presentados por Dujovne este viernes, precisa que al incremento de la cuenta capital se suma “el monto aportado por la venta del bloque no convencional Aguada del Chañar ubicado en Vaca Muerta, adquirido por YPF en 4.180 millones de pesos”.

Es decir, “sin el ingreso de estas ventas y que, reiteramos, es más que extraordinario, la Argentina hubiera presentado un déficit primario por 14.375 millones de pesos al primer semestre. ¿Hubiera otorgado el último desembolso el Fondo con este resultado?”

Con todo, el analista manifestó que “la conferencia del ministro Dujovne, nuevamente, plagada de mentiras, ya que el superávit lejos está de ser genuino, sustentable y sostenible”.

El futuro no promete ser mejor, Gerez llama la atención al señalar que esto no termina acá, cuando informa que “aún pueden venderse activos estatales en varias termoeléctricas, en Transener y Dioxitek, entre otros activos según se estableció en el Decreto 882/2017”.

Y añade: “Metrogas e YPF S.A. tampoco quedan exentas de maquinaciones similares. ¿Y con los ingresos del orden de los 720 millones de dólares por las adjudicaciones offshore del Concurso Público Costa Afuera N°1? ¿No los computarán en las cuentas públicas? Solamente con Transener pueden cerrar un segundo semestre igual o más superavitario. Como sea, las joyas de la abuela no son eternas…”

La fiebre recaudatoria del Estado a los efectos de seguir percibiendo los desembolsos del FMI -desembolsos funcionales a la fuga de capitales y al financiamiento proselitista de la fórmula Macri/Pichetto- comienza a devorarse los activos del Estado nacional.