Por Aldo Battisacco desde Buenos Aires (enviado especial)

Una convocatoria realizada por el senador Fernando Pino Solanas, para debatir publicamente, se realizó este jueves en la Cámara en “Defensa de las Tierras Indígenas y la prórroga de la Ley 26.160”. El senador porteño, afirmó que “estamos ante una situación de extrema gravedad, porque hay una campaña antindígena cuando se habla la usurpación y ocupación ilegal de tierras”.

Según explicó el cineasta, en realidad “es lo contrario”, por cuanto “los campos en cuestión les pertenecen desde siempre a los mapuches y hace décadas que debieron entregarles la titularidad”.

Para Solanas, “los incumplimientos y las injusticias que padecieron los pueblos originarios fueron asumidos por la reforma constitucional de 1994 en Santa Fe. Como acto de reparación histórica, se incorporaron sus legítimos derechos a la Carta Magna”. En ese marco, el legislador adelantó que “el próximo 27 de septiembre, en sesión especial, el Senado tratará la prórroga de la Ley 26.160”.

Sin embargo, aclaró que “no basta con ella, hay que terminar con el conflicto fijando plazos perentorios al catastro de las tierras y la entrega definitiva de los títulos a sus ocupantes ancestrales”.

Por su lado, el representante de la Confederación Mapuche Jorge Nahuel sostuvo que “el territorio comunitario tiene instituciones que lo gobiernan y lo administran y es el equivalente a la propiedad privada. Que no pueda ingresar nadie no es un capricho nuestro sino que está dentro de un marco jurídico. Por eso pedimos que se prorrogue la Ley 26.1160”.

El referente indígena agregó: “Tenemos que lograr crear conciencia entre los legisladores”, puntualizando que “en el Congreso hay que una mayoría que se dice nacional y popular que si no apoya esta ley estarán avalando esta política de represión contra los pueblos indígenas”.

A su turno, la socióloga Maristela Svampa afirmó que “estamos ante un gobierno que desconoce los derechos de los pueblos indígenas y busca asociarlos con la violencia y el terrorismo de la mano de una enorme campaña mediática”.

Para la expositora, “el Gobierno quiere sentar las bases de un consenso antiindígena. La sociedad civil argentina es muy indiferente a la suerte de los pueblos indígenas y ha buscado desconocer e ignorar la problemática de estas comunidades”.

Y añadió: “Por eso hemos elaborado un documento con la firma de más de mil personas para impulsar la prórroga de la Ley 26.160”.

A su turno, el Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel dijo que “necesitamos una ley que establezca la ley de los pueblos originarios”.

Y llamó a los presentes a reflexionar que “la democracia no es solo votar, sino que significa la igualdad para todos y para todas. Hasta ahora no se entregó un solo título porque no existe la voluntad política de hacerlo”.

En la misma línea, el premio Nobel sostuvo que “esto viene desde hace mucho. No es responsabilidad sólo de este gobierno. Existe una represión sistemática no solo en la PatagonIa sino en todo el país. Porque hay la intencionalidad de desconocer a los pueblos indígenas”.

Por su parte, el senador Juan Manuel Abal Medina dijo: “Nos comprometemos con el proyecto y no estamos buscando que el Senado de media sanción a esta prórroga, sino que sea un hecho concreto. Y nos hacemos cargo de lo que no hicimos mientras fuimos gobierno. Hay que pasar a los hechos concretos y que se haga efectivo este derecho para todos los pueblos indígenas”.

A su vez, el jurista Roberto Gargarella afirmó que “hoy estamos defendiendo la prórroga de una ley que es poco atractiva porque hay entregar las tierras y poner en práctica los derechos adquiridos”.

Este viernes, tomo estado público que Cambiemos desbloquea la prórroga de la ley contra los desalojos en tierras indígenas. El proyecto ya tiene dictamen y será tratado en el Senado el próximo miércoles en sesión especial. Era un reclamo de numerosas comunidades que cobró fuerza por el caso Maldonado. La norma se extenderá hasta 2021.

Todo indica que el interbloque Cambiemos y se retractó, tras la fuerte presión de la oposición. De esta manera, el oficialismo, desbloqueó en el Senado la prórroga de la Ley 26.160, que prohíbe los desalojos en tierras habitadas por comunidades indígenas.