Denuncian que call centers contratarán personal en paraísos laborales

El titular del gremio de los Centros de Contacto (Atacc) atribuyó las principales causas de la crisis del sector a “la liberación del cepo cambiario y la apertura desmedida de las importaciones”.

El secretario general del gremio de trabajadores de los call centers, Walter Franzone, denunció hoy que las grandes compañías de servicios que utilizan centros de contacto para la atención de sus clientes contratan empresas en “paraísos laborales” con el fin de reducir sus costos, lo que ya provocó, según afirmó, la pérdida en el país de unos 700 puestos de trabajo en lo que va del año.

“Son aproximadamente unos 700 empleos que se han perdido en todo el país este año por esta suerte de extranjerización laboral y por la nueva situación general del país”, explicó Franzone.

“Antes costaba sacar el dinero de las empresas hacia afuera, por lo cual se mantenía una barrera, hoy en cambio pueden sacar el dinero y obviamente se lo están llevando”, precisó.

Franzone dijo al respecto que “estas grandes empresas de servicios están llevando la atención de sus cuentas hacia el exterior, contratando trabajadores más baratos en Colombia, Paraguay y Perú, donde las leyes laborales casi no existen para esta actividad”.

“Esta nueva modalidad de contratación es como una offshore laboral de la que se sirven estas grandes empresas de servicios en detrimento del trabajo argentino con el único objetivo de reducir sus costos y motivados por el nuevo escenario económico”, apuntó.

Según el dirigente gremial, “contratando empresas de centros de contacto extranjeros, evitan tener empleados en relación de dependencia directa aquí en el país”.

“Para reducir costos salariales, parte del servicio de atención (telefónica) al cliente lo brindan con empresas radicadas en países de Latinoamérica donde con el sueldo de un trabajador argentino contratan dos operadores o más”, comparó.

Para Franzone deben dictarse medidas en defensa del trabajo nacional como un mecanismo para hallar una salida a la crisis y, en este sentido, reclamó la sanción de una ley similar al Compre Argentino.

“Esta norma consiste básicamente en que si un producto o servicio se compró en nuestro país, el servicio de atención al cliente lo preste también un argentino”, señaló.

En esta línea, el titular del gremio de los call centers argentinos remarcó que “se está perdiendo mucho mercado interno y el lado más débil es siempre el trabajador, en este caso principalmente son compañeros de las provincias de Córdoba, Chaco, Salta, Mendoza, Tucumán y Buenos Aires ”.

Por último, Franzone cuestionó al vicepresidente primero de la Unión Industrial Argentina (UIA), Daniel Funes De Rioja al recordar que “es el propietario de uno de los call centers más importantes del país, donde practican una política claramente antisindical”.

“En su empresa (Task Solutions) mantiene a sus trabajadores mal encuadrados bajo el convenio colectivo de trabajo de la Unión Obrera Metalúrgica con sueldos mucho menores que el establecido para la actividad concreta del call center,” completó.