lo más importante

Una leve llovizna fue el pretexto de Flybondi para suspender todos su vuelos

El escándalo ocurrió en el aeropuerto del conurbano bonaerense El Palomar, cuando este martes 3.200 personas quedaron varados en el lugar mientras que 1.800 tuvieron que hacerlo desde otros puntos de partida y hacia otros puntos de llegada.

Un nuevo episodio de malestar en personas que buscaban viajar en avión produjo este martes la empresa Flybondi en el aeropuerto de El Palomar.

A través de una comunicación oral de Aeropuertos Argentina 2000 que aludía a la suspención de los viajes por las condiciones climáticas (una leve llovizna), los viajeros que buscaban abordar las naves de bajo costo tuvieron que cancelar o aceptar otras condiciones de viaje en ese aeropuerto.

Según refirió el portal infocielo.com, Flybondi “resolvió cancelar 17 vuelos y desviar a 9 por lo que afectó a cinco mil usuarios de los cuales 3.200 quedaron varados sin viajar y 1.800 viajaron desde otro punto de partida y llegada.

Te puede interesar: Gustavo Vera: “Están armando ese esquema de Flybondi para traficar falopa”

“La polémica empresa tomó esa resolución y los pasajeros estallaron de furia. Una vez más quedó en evidencia la endeble estructura y pocas normas de seguridad con la que cuenta la terminal aérea ubicada en el oeste del conurbano bonaerense”, indicó el medio de comunicación.

Habiendo sido informados originalmente de una “pequeña demora de algunos vuelos” que se “solucionarían rápido”, la solución no llegó y aumentó el malestar de los usuarios.

Después de reclamar una respuesta “en serio”, comenzaron insultos y forcejeos de los viajeros hasta que actuó la policía para contener la protesta.

“El malestar se repitió en otras ciudades del interior del país como Iguazú, Tucumán y Posadas, con cientos de pasajeros que se quejaron al cancelarse todos los vuelos que tenían como destino El Palomar.

Esta nueva falla de la empresa justificó reclamos de los vecinos de Morón, Hurlingham, Tres de Febrero, La Matanza y San Martín, que expresan quejas al respecto del uso comercial de la base militar debido al perjuicio que les produce la contaminación sonora y atmosférica por la cercanía del aeropuerto a sus viviendas.