El coordinador de Seguridad en Eventos Deportivos de la provincia de Santa Fe, Diego Maio, brindó una conferencia de prensa para explicar detalles del operativo de seguridad del domingo en el estadio Coloso Marcelo Bielsa, que se vio manchado por un incidente previo.

“El operativo salió tal cual como estaba planificado, no hubo ninguna diferencia excepto por los incidentes que son de público conocimiento”, comenzó el funcionario provincial, en referencia a lo ocurrido minutos antes del partido entre Newell’s y Central por la Superliga.

A la pregunta de si el polvo que apareció dentro del vestuario le parecía una falla en el operativo de seguridad, Maio respondió que “de ninguna manera” y argumentó: “El estadio tenía que estar cerrado desde las 6 de la tarde del día anterior, sin acceso al público”.

“Cuando llegamos a las diez de la mañana del domingo, la requisa se vio demorada porque había gente dentro del estadio trabajando. Al realizar este procedimiento, no estaban las llaves al pasar por dicho sector”, apuntó en referencia a la zona de vestuarios.

Y siguió explicando que “como las puertas estaban cerradas, se dejó un policía en el lugar para que quede custodiado, y al final coincidió en que las llaves aparecieron justo en el momento en que llegó la utilería de Central. No teníamos tiempo de llamar a un cerrajero”.

“La persona está en proceso de identificación y tenemos casi la certeza de quién puede llegar a haber sido, no puedo dar más información ahora porque se iniciarán las causas judiciales que correspondan”, sostuvo con firmeza el coordinador de seguridad deportiva.

Consultado sobre si la responsabilidad entonces era del Club Atlético Newell’s Old Boys, Maio dijo que “eso lo determinará la Justicia si hay imputación penal o la Superliga Argentina de Fútbol si es que puede tener algún tipo de incidencia deportiva”.

“En principio hubo una gran confusión en el momento por tratarse de algo inesperado. En una primera observación, se trata de talco, pero el personal de limpieza usó un producto químico muy fuerte -con amoníaco- que generó el olor dentro del vestuario”, detalló.

Maio subrayó que “ya pedimos las imágenes al club, hay una cámara que opera las 24 horas allí, cuando Fiscalía lo investigue determinará al responsable. Central usó los dos vestuarios de reserva que obviamente no tenían las mismas condiciones que el visitante”.

La figura penal que corresponde en estos casos es la de “entorpecimiento del espectáculo público, que está dentro de la ley de deportes”, y todavía se desconoce por parte de las autoridades si habrán sanciones -y cuáles- para la entidad leprosa.

¿Qué respuesta dio Newell’s a lo ocurrido? “Todos los partidos faltan llaves y todos los partidos se esperan, por eso la requisa se realiza con tantas horas de anticipación y con tanto personal”, respondió el funcionario provincial ante las consultas periodísticas.

Sobre el hecho donde Central tuvo que tapar el ploteado del micro con la estrella obtenida por la Copa Argentina, consideró: “Los directivos presentan las fotos de los micros antes de realizar el traslado y no estaba el ploteado, cuando nos enteramos de esto nos comunicamos con ellos e inmediatamente hicimos retirarlo, entendiendo que era para la propia protección de su plantel, pero claro que en un país normal no hubiera pasado nada”.

Por último, Maio reveló que en el operativo de ayer se detuvieron a 17 personas, “quince de ellas eran hinchas que se colaron en la Popular Sur, a las cuales se les impondrá el derecho de admisión durante un año, y dos personas más, una con pedido de captura y otra con derecho de admisión”, concluyó el coordinador de seguridad en eventos deportivos.