El secretario general de la Unión de Obreros Metalúrgicos (UOM), Antonio Caló, hizo referencia al reciente acuerdo salarial al que llegó el gremio al cual representa, a la vez que ratificó su adhesión al paro general del 29 de mayo, habló de crisis industrial y de la fórmula Fernández – Fernández.

“Conseguimos el 28 por ciento de aumento, más un 2 por ciento para recuperar la caída del año pasado”, declaró en declaraciones a Radio La Red, y sumado a lo que se estipuló “una cláusula de revisión según la cual, si la inflación pasa el 27 por ciento” deberán abrirse nuevamente “las conversaciones”.

> Te puede interesar: La UOM acordó 28% de aumento en tres tramos

El dirigente gremial consideró que “la actividad es la más golpeada y no ha mejorado en nada. No se hasta cuándo las empresas podrán mantener a los trabajadores”.

Respecto al impacto en su rubro, Caló detalló: “50 mil trabajadores perdí desde el 2015”, y añadió: “Si los metalúrgicos andan mal el país anda mal”.

El líder metalúrgico subrayó que su gremio “adhiere al paro” y dirigió un dardo subrepticio, en apariencia, a alguno de sus pares: “Tenemos que entender que cuando se hace un paro tenemos que ser respetuosos, no ver quién es más guapo”.

> Te puede interesar: El Frente Sindical adhiere al paro del 29 de mayo y pide un Confederal a la CGT

Quizás tenga que ver con el reclamo del Frente Sindical para elevar el tono de los reclamos. Caló dijo: “El país no da para un paro de 36 horas; el paro es para demostrar que los trabajadores están enojados, pero cuando la gente pierde un día de trabajo se está perdiendo de comer dos días”.

Finalmente, también hizo mención al actual escenario electoral: “Me entusiasma la fórmula de Cristina Fernández y Alberto Fernández, porque me entusiasma que el peronismo se una; cuando los políticos se pelean los que sufrimos somos los trabajadores. Que se haga una interna y listo”, concluyó.