Los representantes de los trabajadores de los gremios locales y regionales manifestaron su conformidad respecto de la reunión que mantuvieron con el gobernador electo, Miguel Lifschitz. Los sindicalistas se mostraron optimistas, aunque también reflexionaron que los resultados de la propuesta que se aplicarán en el territorio provincial se verán con el transcurso del tiempo.

El titular de los empleados judiciales, Juan Nucci, expresó su satisfacción y dijo: “Se notó la presencia de más de 50 gremios y que el movimiento obrero hace una valoración positiva del encuentro”.

En el mismo sentido, sostuvo que es “la primera expresión pública del programa de seguridad hecho ante el movimiento obrero deja un saldo positivo” y agregó “se recibió un relato pormenorizado, ejerció cierto grado de autocrítica y reconoció que había que modificar algunas cuestiones para ser más eficientes en el futuro”.

Por otra parte, el gremialista contó que se “desarrollaron siete puntos de un programa serio, bien planificado que la sociedad rosarina y santafesina evaluará”.

Además, Nucci, definió que “los hombres del movimiento obrero no son los responsables de la seguridad, y mucho menos especialistas en el tema” pero que si reclaman “respuestas que son las que necesitan no solo los trabajadores, sino toda la sociedad en su conjunto”.

El sindicalista, sostuvo que la creación de una “Junta Provincial de Seguridad”, parece una medida atinada. “Charlamos mucho de la naturalización del narcotráfico, como también del tema de la Justicia, que es de mi competencia. Habló de implementar la Policía Judicial, organismo que está creado por ley pero que no actúa. Ante una Policía cuestionada como la actual, que haya un organismo nuevo que dependa del Ministerio Público de la Acusación es oxigenar la fuerza”, amplió el dirigente.

En el mismo sentido, agregó: “Habló mucho de la articulación entre Nación, Provincia y municipio, es decir trazos gruesos de un programa. Sería un necio si dijera que esto está bien o está mal. Será la sociedad quien determine eso. Veremos en los hechos”.

Por su parte, el secretario general del gremio de los docentes privados (Sadop), Martín Lucero, precisó: “Nos fuimos satisfechos de la reunión porque el gobernador electo presentó un plan de siete puntos que entendemos es un avance para la formulación de una política de seguridad a mediano plazo”.

“Hay algunas reformas que son culturales -como que el nuevo jefe de Policía se haga mediante la participación de los representantes del pueblo de la provincia en la legislatura” dijo Lucero.

También, interpretó y ponderó que esto “representará un cambio de modelo, acompañado de un esquema de implementación de políticas públicas e inclusión social que venimos reclamando desde hace rato” a lo que agregó: “Para nosotros seguridad no es hacer crecer un estado policial, sino más inclusión y que el ciudadano recupere el uso del espacio público”.

Asimismo, el titular de Sadop, puntualizó cual es la realidad de algunos sectores que se encuentran en situación de vulnerabilidad: “Nosotros planteamos -abundo el titular del gremio de los docentes privados- que los sindicatos deben tener un rol más activo en la formulación de políticas públicas específicas. Es cierto que en los sectores de mayor vulnerabilidad puede haber más hechos de violencia, pero también es cierto que en esos sectores es donde más ausente está el Estado”, caracterizó Lucero.

Lucero, prestó su interpretación acerca de la mejor respuesta que el Estado puede ensayar sobre el tema: “Mientras uno satura de policía, lo bueno seria que se colabore en que la gente tenga servicios de agua potable, de cloacas, que los alumnos vivencien en su barrio los mismos valores que se le transmiten en la escuela. Lo ideal no es que los chicos vayan a la escuela con un patrullero en la puerta, sino que puedan entrar y salir de la escuela con normalidad” finalizó el docente recientemente electo por sus compañeros .

Nota relacionada