El actual presidente de Ucrania, Petró Poroshenko, reconoció su derrota en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales ante el actor Vladímir Zelenski, al trascender los primeros y contundentes sondeos de boca de urna, y dijo que abandonará “el mes próximo” su puesto de jefe de Estado.

Zelenski precisamente interpreta en una serie a un honrado maestro que, tras convertirse en una estrella en las redes sociales, gana las elecciones.

“Nunca te rindas, escucho, y ahora, cuando veo los resultados de las encuestas a pie de urna (más del 70% de apoyo para Zelenski), son evidentes. Y es motivo para llamar a mi oponente y felicitarle”, señaló Poroshenko en la sede de su campaña electoral acompañado de su equipo y su esposa.

El mandatario que buscaba ser reelecto, anunció que “el próximo mes abandonaré el puesto de jefe de Estado” tras cinco años liderando el país.

“Así lo decidió la mayoría de los ucranianos y percibo esta decisión. Abandonaré la oficina presidencial, pero no me voy de la política”, señaló Poroshenko, quien no reveló qué papel ejercerá dentro de un mes y solo indicó que “seguirá sirviendo al país”.

“Como uno de los líderes políticos clave de Ucrania seguiré sirviendo a Ucrania y continuaré defendiendo la integración en la Unión Europea (UE) y la OTAN, la descentralización, la seguridad y las reformas contra la corrupción”, aseguró.

El mandatario aseguró que Zelenski, un actor y presentador de 41 años y sin experiencia política, tendrá en él a un opositor fuerte.

“Quiero enfatizar que el nuevo presidente tendrá una fuerte oposición, una muy fuerte” y eso solo beneficiará al país, recalcó. No obstante, aseguró que el ahora presidente electo podrá contar con su ayuda para ponerse al día.

Ya en la primera ronda tuvo Poroshenko la mitad de votos que el cómico (16% a 30,2%). Aunque pese a contar con todos los sondeos en contra, confió en el voto oculto y en los indecisos hasta el final.

Las elecciones de Ucrania, son clave para todos los Estados de la antigua Unión Soviética, que han observado con mucha atención la competencia política abierta inédita en casi todos sus territorios.

En plena tensión con Rusia, que en 2014 se anexionó la península ucrania de Crimea y con un conflicto latente en el Donbás con los separatistas apoyados por el Kremlin, este país de 44 millones de habitantes es un punto clave para Europa y todo Occidente.

Los analistas afirman que Zelenski ha encontrado apoyos en muchos grupos sociales: jóvenes, mayores, hombres y mujeres; hablantes de ucranio y de ruso. Y que cuenta con un electorado mucho más variado que el de Poroshenko.