Un tribunal de apelaciones francés dictaminó que el gigante de la biotecnología Monsanto es culpable de haber intoxicado al agricultor Paul François, quien asegura haber sufrido problemas neurológicos debido a su producto.

“François concluye de manera justificada que el producto no ofrecía el nivel de seguridad que él legítimamente esperaba debido a un etiquetado inadecuado que no se ajustaba a las normas aplicables”, afirmaron desde el tribunal de Lyon en un extracto recogido por la agencia Reuters.

El granjero galo, de 55 años, señaló que sufrió pérdidas de memoria, desmayos y fuertes dolores de cabeza tras inhalar accidentalmente su herbicida Lasso en 2004.

El afectado reclama cerca de 1 millón de euros (1,1 millones de dólares) como compensación. Por esta razón, otro tribunal tendrá que pronunciarse al respecto.

La empresa alemana Bayer, que adquirió el año pasado a Monsanto por 63.000 millones de dólares, ha comunicado que está considerando varias opciones legales, incluido apelar al máximo tribunal galo.

El gigante químico sostiene que sus herbicidas “no amenazan a la salud humana si son utilizados conforme a las condiciones de uso establecidas en la aprobación regulatoria”.

El granjero francés ya ganó procesos contra Monsanto en 2012 y 2015 antes de que la Justicia francesa revocara las decisiones y ordenara un nuevo juicio en Lyon.

Ante los medios, el damandante manifestó que “es un gran respiro y alivio. Han sido 12 años de lucha, 12 años durante los cuales mi vida entera fue puesta en espera”.

Lasso fue prohibido en Francia en 2007 tras ser vetado en Canadá en 1985 y en el Reino Unido y Bélgica en 1992.

Dewayne Johnson

En agosto del año pasado la Justicia de California, Estados Unidos, declaró culpable a la empresa en una demanda presentada por Dewayne Jhonson, un jardinero encargado de rociar Roundup (nombre comercial de otro agrótoxico) hasta treinta veces en un año. Sus médicos dijeron que es poco probable que viva más allá de 2020. La exposición al glifosato le provocó un cáncer que le consume los segundos. Por esto se ordenó a la empresa pagarle 289 millones de dólares por daños y perjuicios. En EE.UU. las demandas contra Monsanto son ya en torno a 9.000.

Estos números son cifras insignificantes para las arcas de la multinacional. Desde la adquisición de Monsanto por parte de Bayer, el entonces CEO Hugh Grant le cedió su lugar a Werner Baumann, director ejecutivo de Bayer. S&P Global Market Intelligence, dedicada a dar información financiera, indica que Baumann, de 56 años, tiene una compensación anual de 3.832.000 de euros.