Uno de los monumentos más emblemáticos de Francia, la Catedral de Notre Dame sufrió un importante incendio.

El fuego, que se declaró a alrededor de las 18 -hora francesa- empezó en la parte superior de la catedral y se propagó rápidamente a toda la parte superior del monumento haciendo que se derrumbara su aguja.

Hasta el momento se desconoce el origen y el alcance del incendio o si ha habido heridos.

Inmensas llamas devoraron parte del techo del monumento gótico de la Edad Media, emitiendo un espeso humo amarillento que se propagaba a varios kilómetros a la ronda.

Las llamas salían sobre todo de la aguja central del templo, que diariamente es visitado por miles de personas, muchas de ellas turistas.

“Todo está siendo devorado por las llamas. No quedará nada de la estructura, que data del siglo XIX de un lado y del XIII del otro”, declaró el portavoz de la catedral, André Finot.

Una gran dotación de bomberos trabajaron en el lugar y la policía controló la zona, desalojando a los numerosos turistas que se encontraban en la Catedral.

La catedral de Notre Dame, con alrededor de 13 millones de visitantes al año, es el monumento histórico más frecuentado de Europa.

Fotos: AFP