Los vecinos de barrio Ludueña están hartos. Las esquinas se convierten en basurales, el pasto crece y nadie se ocupa y, la cantidad de robos se incrementan día a día.

En diálogo con Conclusión, vecinos de la zona piden por más seguridad, más presencia policial y sobre todo “que el municipio se ocupe del barrio, de su limpieza y cuidado”.

Uno de los vecinos detalló que él mismo realizó una denuncia en la Municipalidad en 2010 pero “nadie hizo nada”. Reclaman por la instalación de contenedores, y aseguran que padecen la “presencia de ratas y olor insoportable” sobre todo en la zona de la plaza ubicada en Casilda y Liniers.

“La intendenta se ocupa de Pellegrini para adentro y de Oroño para adentro y de los barrios nadie se acuerda”, reiteró Salvador, uno de los vecinos entrevistados”.