Empalme Graneros es el barrio más antiguo de Rosario. Nació hace 145 años, y tras convivir mucho tiempo con la falta de cloacas, las obras finalmente fueron realizadas pero el costo del servicio y la obra se vuelve muy difícil de pagar para los vecinos. “El cobro del servicio es un robo”, dijo contundente Osvaldo Ortolani, presidente de la vecinal, a Conclusión.

Los vecinos se reunieron en Asamblea en la sede de la Comisión Vecinal de la calle Juan José Paso 5490, para debatir sobre los pasos a seguir en una lucha colectiva que lleva casi 40 años: las obras en el barrio. En el lugar la gran mayoría de las calles no cuentan con pavimento definitivo, zanjas ni desagües. Por eso días atrás alrededor de 200 vecinos se reunieron para debatir y poner en común la problemática.

Las cloacas ya fueron efectivizadas pero aún resta pavimentación. Además, reclaman por los altos costos del servicio de cloacas. Se paga 1000 pesos más, y las obras cuestan hasta 27.000 por frentista, a pesar de haberse realizado a partir del Plan Abre.

El titular de la comisión vecinal expuso que “venimos en una pelea larga para conseguir pavimento definitivo. El barrio tiene el 85% de las calles con zanjas y con un mejorado asfáltico despedazado. Siempre el argumento para no hacer el pavimento fue la falta de cloaca“.

>Te puede interesar: Vecinos de dos barrios piden obras para evitar más muertes por siniestros viales 

Al consultarle si se hicieron obras de parte del Estado nacional o provincial, el representante de los vecinos de Empalme, en diálogo con Conclusión, mencionó que “se hicieron las cloacas. Una parte la hizo el Gobierno nacional hace cuatro años, una parte importante la hizo el Plan Abre, desde la Provincia“.

 

Sobre el problema que atañe a los vecinos, el presidente expresó que “la problemática es que el servicio de cloaca se paga el doble de lo que se paga de agua, cosa que denunciamos porque es un robo. La obtención de agua potable tiene un gasto, pero en la ciudad de Rosario no tenemos tratamientos de líquidos cloacales, entonces decimos que estamos pagando el doble para que tiren materia fecal al río”.

Estamos pagando el doble para que tiren materia fecal al río

Desde la vecinal señalan que mantuvieron reuniones con funcionarios, como el ministro de Servicios Públicos José Garibay y el presidente de Aguas Provinciales, entre otros. Tras los encuentros los vecinos manifestaron que los atendieron de manera positiva y que esperan “buenos resultados”.

Estamos en un barrio humilde, todo está lejos, con inseguridad, con zanjas podridas

Estamos en un barrio humilde, todo está lejos, con inseguridad, con zanjas podridas. Los vecinos no pueden pagar la luz, no pueden pagar el agua, y aparte nos quieren cobrar una obra con números exorbitantes, casi 30.000 pesos por frentista. La gente no es que no quiere, no puede pagar nada. Están metiendo la mano en el bolsillo a los vecinos y eso lo vamos a defender a muerte”, concluyó Ortolani.