Cinco empleados del Laboratorio Craveri fueron detenidos este miércoles cuando se manifestaban en la puerta de la empresa -ubicada en el barrio de Caballito de la ciudad de Buenos Aires- para pedir la reincorporación de los 47 trabajadores despedidos de la planta y del área técnica durante la semana pasada.

La policía de la Ciudad de Buenos Aires ingresó a la planta y detuvo a los delegados del gremio de Sanidad (ATSA) Horacio Wasserman, Darío Fonticelli, Walter Benítez, Facundo Gutiérrez y Martín Mendoza.

Sin ningún tipo de resistencia, los delegados se subieron a los vehículos policiales y fueron trasladados primero a la Comisaría 6ª en Acoyte y Díaz Velez y más tardes los trasladaron a la Fiscalía.

El CEO de la empresa, Juan Craveri, indicó a BAE Negocios que los despidos fueron por culpa del Gobierno. «Desde que empezó, esta gestión nos puso en la mira y nos tomó como sus enemigos», explicó.

La empresa debió pedir en junio del año pasado el procedimiento preventivo de crisis ante el Ministerio de Trabajo, con el que pretendía despedir a 68 trabajadores, después de haber tenido tres balances en rojo. El expediente finalmente no prosperó.

«El 80% de nuestros insumos cotizan en dólares o en euros. Con la última gran devaluación nos pegaron en la línea de flotación y sumando un embargo de la AFIP, al atraso de precios, al aumento de las tarifas y las altas tasas todo se torna imposible», se quejón Craveri.