Con ansiedad los rosarinos esperan un clásico que, de por sí, frustra muchas expectativas, ya que no sólo no se juega fuera de la ciudad de Rosario sino que será a puertas cerradas. Y, a pesar de que los jugadores harán lo suyo en el estadio de Arsenal de Sarandí, la seguridad durante el partido sigue siendo un motivo de preocupación, principalmente para bares y comercios donde se presume que se concentrarán los hinchas para ver por televisión lo que no pueden ver desde las tribunas.

Es por eso que las fuerzas de seguridad de la ciudad previeron un operativo excepcional a fin de garantizar que no haya disturbios ni hechos de violencia. En ese sentido, el subjefe de la Unidad Regional II, Claudio Romano dio detalles del despliegue policial de prevención.

“Habrá un operativo que abarca toda la ciudad de Rosario, que tendrá mayor énfasis en las zonas de avenidas, Pellegrini, San Martín, Alberdi, Oroño y presumiblemente lugares donde se pueda concentrar gente”, detalló Romano. Y remarcó: “Hasta ahora no tenemos indicios de que pueda llegar a haber problemas porque viene todo muy tranquilo. Porque la prevención está”.

El subjefe de la URII explicó que se agregarán “40 efectivos policiales”. “Normalmente hay entre 170 y 200 móviles en las calles, y a esas fuerzas les agregamos 40 efectivos”.

Además Romano señaló que van a estar custodiadas las sedes de ambos clubes e informó que ayer se acompañó la salida de los jugadores de Newell’s y este miércoles se hará lo propio con el equipo canalla.

Por último el subjefe de policía afirmó que el operativo se va a extender hasta la hora de finalización del partido.