El ministro de Trabajo, Jorge Triaca, aseguró este miércoles que la reforma laboral que impulsará el gobierno “requiere diálogo y mucho consenso” del sector empresarial y sindical, y elogió la madurez de los dirigentes gremiales.

“Nosotros le transmitimos al sector sindical y al empresario que lo que vamos a hacer en la Argentina será producto del consenso, nadie está hablando de flexibilización porque creemos que no es lo que corresponde”, señaló.

El funcionario nacional hizo hincapié en que ve “muy madura” a la dirigencia sindical concentrada en la Confederación General del Trabajo (CGT) para analizar los cambios en las leyes laborales en el futuro cercano.

Al participar de un almuerzo del Rotary Club Buenos Aires, el ministro de Trabajo indicó que encontró consenso en el sindicalismo y el sector empresario para combatir la litigiosidad laboral y discutir un sistema de pasantías.

Y agregó que la Argentina “necesita adecuar los costos laborales” para impulsar la actividad económica y que para eso “se va a requerir el consenso de los legisladores” de todos los espacios políticos.

Triaca consideró que “más allá de los resultados electorales de octubre, nos tiene que acompañar la sociedad que entienda que las soluciones que proponemos sean las adecuadas” al referirse a la reforma laboral.

El ministro enfatizó que todo “será con diálogo y consenso” al sostener que para esa reforma “no depende sólo de la voluntad del gobierno, sino que se necesita del Congreso que tiene que aprobar las normas y de los gobernadores que tienen que acompañar el proceso, para aplicarlo en las provincias”.

“Los cambios que busca el gobierno se van a conseguir con el consenso de las instituciones y sin llevarse a nadie por delante”, añadió el jefe de la cartera laboral.

Litigiosidad laboral

El ministro consideró que hay consenso empresarial y sindical para combatir la litigiosidad laboral al señalar que “se sabe que ha bajado la siniestralidad y han aumentado la demandas judiciales”.

Advirtió que “cuando una demanda supera la capacidad de las empresas tienen que cerrar” y denunció que anualmente se genera un costo de 600 millones de dólares anuales en honorarios de abogados.

Dijo que el 50 por ciento de las demandas laborales del año pasado “se llevaron en manos de 60 abogados y hay más de cuatro denuncias por accidentes por día”.

Futuro por pasado

Al opinar sobre los dirigentes sindicales indicó que “hay algunos que están muy aggiornados en integran una dirigencia madura y están mirando el futuro en la Argentina y que saben que tienen que debatir los cambios tecnológicos, las modificaciones en el sistema productivo o mejorar la participación del ingreso”.

“Hay otros que miran el pasado permanentemente, que no quiere dejar de lado ninguno de los logros de las últimas décadas y esa es una mirada equivocada, porque tenemos una sociedad dinámica y una economía que requiere de movilidad para desarrollarse”, indicó.

Triaca alertó que “el año pasado no se cubrieron 8.000 puestos de trabajo por falta de personal capacitado, entonces hay que poner el esfuerzo para buscar los sectores donde más hace falta capacitarse”.

Señaló que “hay que adecuar los costos laborales, para hacernos más competitivos y de acuerdo a la capacidad operativa de cada uno de los sectores”.

Dijo que muchos convenios colectivos “son de la década del 70, de procesos productivos que ya no existen más y hacer esa adecuación requiere mucho dialogo y mucho consenso”.