La justicia federal abrió una investigación ante la denuncia de legisladores del Frente para la Victoria por el intento de venta de las centrales termoeléctricas Ensenada de Barragán y Brigadier López, por valores menores a las tasaciones de mercado.

El fiscal interviniente, Gerardo Pollicita requirió la instrucción de la causa que recayó en el juzgado de Daniel Rafecas. La denuncia había sido presentada en noviembre pasado por los diputados nacionales Rodolfo Tailhade, María Emilia Soria, María Fernanda Vallejos y Adrián Grana.

El intento de privatizar fue materializado a través del decreto 882/2017, publicado el 1 de noviembre de 2017, que fue firmado por el propio presidente Macri.

La central termoeléctrica Ensenada de Barragán, está ubicada en el polo petroquímico de Ensenada en la provincia de Buenos Aires, mientras que la de Brigadier López, está localizada en Santa Fe. En la denuncia los legisladores consignaron se trató de “privatizaciones a precio vil” y sostuvieron  que se busca favorecer a empresarios ligados al Gobierno.

Según consta en el escrito, el gobierno nacional autorizó mediante el decreto 882/201 del 1° de noviembre de 2017, “la venta, cesión u otro mecanismo de transferencia de ambas centrales”, que serían llevadas adelante por el Ministerio de Energía, momento en el que era titular el ex CEO de Shell, Juan José Aranguren.

La iniciativa de los parlamentarios puso énfasis en que la central Barragán fue tasada por el Estado en 305,9 millones de dólares y un monto mínimo de oferta en efectivo de 229 millones de dólares. Para Brigadier López, la valuación oficial fue de 207 millones de dólares con un mínimo de oferta en efectivo de 155 millones de dólares. Lo que constituye un verdadero perjuicio ya que esta muy por debajo del valor real de las usinas.

Según los diputados nacionales del FPV-PJ, los resultados operativos financieros que publicó Enarsa sobre las dos usinas muestran que el Estado está “enajenando dos centrales rentables a precio vil para que Caputo continúe haciendo millonarios negocios”: el resultado Ebitda (sin deducir impuestos) de Barragán para 2017 registró una ganancia de 121,4 millones de dólares, y de 62 millones de dólares para Brigadier López.

Entre las irregularidades denunciadas, señalaron que Iecsa -que junto a Isolux había ganado la licitación para la construcción de las centrales- dejó sin concluir las obras y fue indemnizada con 1.600 millones de pesos por el Estado durante la actual presidencia del primo de Calcaterra, Mauricio Macri.

Según los denunciantes, “resulta evidente que los antiguos empleados de la familia Macri han sido allí designados para direccionar y/o influir sobre el procedimiento de privatización de las centrales térmicas y favorecer económicamente a distintas personas cercanas al Presidente”.