El gobernador de la provincia de Santa Fe, Miguel Lifschitz, realizó este lunes la presentación oficial del proyecto de Ley de Reforma Constitucional que ingresará hoy mismo a la Cámara de Diputados santafesina.

El acto se llevó a cabo en el Salón Blanco de la casa gris, y el primer mandatario, único orador del acto, dio algunos detalles del mismo y pidió por la”madurez  y responsabilidad de la dirigencia política para que esta sea la oportunidad de poner en marcha este proceso”.

Lifschitz aseveró que  la modificación de la constitución “será un legado a las nuevas generaciones de principios y de institucionalidad” y reclamó “no tenerle miedo al debate, a que se produzcan algunos cambios, a la participación ciudadana, a la participación popular”.

En su discurso el gobernador aseguró que se el proyecto “es más que una reforma, es poner en debate un proyecto de provincia y los valores sobre los que queremos construir la provincia”. “Hablamos de las líneas directrices de la construcción institucional, política y económica. Muchas de las cosas que vamos a discutir, también valen para pensar la Argentina”, afirmó.

El jefe de Estado santafesino señaló que la propuesta busca “consolidar derechos adquiridos, ampliarlos, autonomía y mejorar la calidad institucional”.

Entre los principales puntos de propuesta, se destacan la inclusión del ballottage y la provincialización de la EPE, Aguas y Caja de Jubilaciones. Además la iniciativa contempla la limitación de mandatos para todos los cargos electivos. La idea de que sean ocho años para el gobernador, legisladores, presidentes de comuna e intendentes. Es decir: un período de cuatro años y la posibilidad de ser reelectos.

También se decidió aumentar de dos a cuatro años el período de mandato de los presidentes de comuna, un reclamo que viene desde lejos y que, si bien si incluyó  en el proyecto, deberá ser debatido por los partidos que integran el Frente Progresista y la oposición.

Entre otras modificaciones que podrían incorporarse a la Constitución figura el fin del actual sistema de composición de la Cámara de Diputados, que contempla que el ganador de los comicios se lleve 28 legisladores y los 22 restantes se completen por el sistema D’Hondt.