El presidente Javier Milei lanzó, este martes, en su discurso de cierre del 41º Congreso Anual del IAEF, Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas, que va a vetar aquellos proyectos de la oposición que sean aprobados en el Congreso e impliquen una suba del gasto público y «rompan el equilibrio fiscal», mientras que, sobre el eventual costo político de esas medidas, sostuvo: «Me importa tres carajos».

«Cuando nosotros decíamos que íbamos a hacer este ajuste, todos decían que era imposible. Se encontraron con que nosotros, en el primer trimestre, habíamos ajustado siete puntos. No sólo eso, sino que ya en el primer mes de gestión habíamos generado superávit financiero. Entonces, en lugar de aceptar que se equivocaron, dicen esto ´no es motosierra, es tijerita más mucha licuadora´». Y señaló: «Cuando la licuadora es permanente entonces es motosierra».

«En el medio de la desesperación, nosotros queríamos cerrar las cuentas. Apuntábamos a cinco puntos y se nos fue un poco la mano y ajustamos siete puntos en el Tesoro. Ahora estamos recomponiendo un poco», se sinceró Milei.

>>Te puede interesar: Caputo dijo que ya se empieza a ver la recuperación de la economía

«Bajamos a la mitad la cantidad de Ministerios. Cortamos la obra pública, porque no creemos en la obra pública. Cortamos de cuajo las transferencias discrecionales a las provincias. Echamos una cantidad enorme de empleados públicos, y cada vez que van cayendo los contratos, van saliendo más empleados públicos. Bajamos un montón de planes sociales que eran curro», enumeró.

Sobre la cuestión cambiaria, el jefe de Estado sostuvo que, ese proceso va a comenzar «cuando se pueda terminar de limpiar el balance del Banco Central» y aseguró que, «de esa manera, no solo se va a lograr estabilizar la economía» y «el peso va a perder injerencia, se va a eliminar la inflación para siempre, se le va a quitar la navaja al mono y el país va a volver a ser potencia«.

«Había bestias que decían que el tipo de cambio iba a ser de 10.000. Uno decía que si dolariza lo va a ser a 7.000 pesos. ¿Dónde estaba el que hacía la cuenta esa? Por suerte, sacó pocos votos y desapareció. Es uno de los tipos de más imagen negativa», dijo sobre ex ministro de Economía de Alberto Fernández. «La persona que le hizo la cuenta también tiene imagen negativa», agregó.

También aludió brevemente al conflicto diplomático con España: «Hay un personaje que me encanta que es El Zorro. ¿De qué trataba la trama del Zorro? Tenía dos tipos de enemigos. Obviamente a Monasterio y todos sus soldados, o sea, el Estado que venía y le sacaba los recursos para llevárselo a España. Bueno, justo hoy menciono a España. Igual ya lo tengo a match point a Pedrito. Pese a lo que diga la progresía mediática», enfatizó.

Había iniciado el discurso señalando que busca ir hacia «un modelo hacia la dolarización endógena». «Esta charla va a tener una primera parte que es sobre la naturaleza del dinero, la segunda es la inclusión del dinero en equilibrio general y cómo funciona la economía con esto», remarcó al comienzo.

Sobre el demorado tratamiento de la Ley de Bases en el Senado, señaló: «Si el Congreso no me saca ahora las reformas estructurales, no me importa. Lo voy a volver a intentar. Y si no me la dejan pasar, la paliza electoral que le vamos a dar el año que viene va a ser que cambie la composición del Congreso y pasemos todas las reformas. Además, «tenemos las 300 reformas del DNU. Tenemos todavía pendientes 3.200 reformas. No me importa cuánta voluntad tenga de bloquear la política sucia. La vamos a hacer».

Apuntó más directo contra el kirchnerismo: «Creían que nosotros íbamos a liberar todo sin mirar el problema de stocks. Y si nosotros liberábamos todo sin mirar el problema de stocks, íbamos a generar una hiperinflación. Y en enero ya había otro gobierno. Así de fácil. Pero no les dimos el gusto. Estamos terminando, cerca de terminar mayo, y todavía estamos acá. Y con la inflación cayendo».