Por Aldo Battisacco desde Buenos Aires (enviado especial)

Representantes gremiales de los trabajadores de distintos nucleamientos y de las agencias DyN y Télam, que ven amenazadas sus fuentes  laborales que se sumaron a la propuesta del Sindicato de Prensa de Buenos Aires (Sipreba) de “declarar la Emergencia Laboral frente a los despidos, además, explicaron -este martes- sobre la difícil situación que atraviesan a legisladores de todos los bloque reunidos en un plenario de las comisiones de Comunicaciones e Informática y de Libertad de Expresión, donde Cambiemos, a través de una nota, defendió la no intervención del Estado.

El encuentro tuvo lugar en el Anexo de Diputados, luego de que trabajadores de Argra (Asociación de Reporteros Gráficos de la República Argentina) realizaron un “camarazo” frente al Congreso, con sus trabajadores vestidos de negro, en estado de “luto” por la decisión del cierre de la agencia DyN,por parte de sus titulares, tras 35 años de servicio.

La iniciativa fue presentada por el Sindicato de Prensa de Buenos Aires que  presentó una iniciativa para declarar la emergencia laboral en los medios de comunicación, propuesta que fue avalada por el jefe del bloque del FpV-PJ y abogado laboralista Héctor Recalde.

Poco antes del ingreso de los gremialistas al Anexo del Congreso, el delegado de la agencia DyN, Fernando Cáceres, sostuvo que detrás de la medida hay “una decisión política empresaria”, motivada en “divergencias entre los principales accionistas” y por eso están “en estado de asamblea permanente”. Según Cáceres, “en los últimos 2 años se perdieron 2500 puestos de trabajo y la mitad de ellos en la Ciudad de Buenos Aires”.

Santiago Magrone referente de DyN, explicó a Conclusión que pueden “quedar sin su empleo 100 trabajadores” y “consideró que los argumentos de la empresa son injustificados e insuficientes y procuramos que DyN siga funcionando”.

El gremialista informó que el próximo “23 de noviembre se realizará una asamblea de accionistas para dictar el cierre de DyN, constituyendo así una disolución anticipada de la sociedad. Hay un pedido de intervención al Ministerio de Trabajo, vía una denuncia que fue presentada a través del Sindicato de Prensa de Buenos Aires, por su parte la cartera laboral debería convocarnos en el marco de los 10 días para que las partes podamos dialogar”.

Sin embargo, Magrone señaló que la empresa”expresó su decisión de cerrar o cerrar” de modo tal que “esta distante una solución, aguardamos la palabra de la empresa, sostenemos el servicio porque el vínculo laboral continua y a pesar que los directivos ya no asisten a sus lugares de trabajo”.

Respecto de quienes son los responsables de esta realidad, el sindicalista expresó a este medio que, “los accionistas principales son Clarín y el diario “La Nación”, y otros del interior, pero los más grandes no pueden argumentar problemas económicos, hoy están haciendo los mejores negocios de los últimos tiempos” e “invirtiendo sumas millonarias para el desarrollo de sus propias plataformas”.

“Mientras abandonaban DyN en los últimos 3 años y dejaban que la tecnología caduque, lo fuimos denunciando, pero también advertimos que invertía en sus propios grupos empresarios reestructurandolos”, reveló el trabajador y delegado de DyN.

Por último, Santiago Magrone, manifestó que es “indispensable contextualizar el panorama general, a nivel país, se perdieron mas de 2500 puestos de trabajo, bajo la modalidad de despidos directos, retiros voluntarios, jubilaciones anticipadas, cierres abruptos empujando a los trabajadores a la calle y sin reconocerles la indemnización. Esto constituye un cuadro desesperante, es necesario declarar la Emergencia Laboral para proteger a los trabajadores de prensa”, concluyó.

Entre los avales que tuvieron los trabajadores de DyN , quien se manifestó con especial énfasis, fue el Canillita Omar Plaini, quien convocó a a unidad de la clase trabajadora para defenderse de los atropellos y la vertebración de un gran frente que sea capaz de “confrontar con el oficialismo”.

 

Por su lado, la diputada nacional Karina Banfi,  fue la responsable de presentar la posición del oficialismo en el plenario de comisiones conjunta de Libertad de Expresión y Comunicaciones e Informática, ante la situación laboral por la que están pasando muchos trabajadores de los medios.

Según la diputada bonaerense, “transcurrieron casi 2 años sin que el presidente de la Comisión de Libertad de Expresión convoque a una reunión de diputados para tratar los innumerables proyectos que se han presentado para garantizar la libertad de expresión”.

Banfi sostuvo que se está “atravesando el ocaso de una época de despilfarro del erario público que se usó para alimentar a empresarios que se pusieron al mando de medios”, aseguró.

Y añadió: “Tenemos el desafío de normalizar el uso de la pauta oficial cuyo fin debe ser informar sobre políticas públicas a los ciudadanos a través de los medios de comunicación social y no una fuente de financiación de uso y abuso de algunos empresarios”.