La presencia del papa Francisco en Centroamérica, prevista para dentro de dos semanas, “es una gracia”, afirmó hoy el cardenal de Nicaragua, Leopoldo Brenes.

El papa visitará la región con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) 2019, que se realizará en Panamá del 22 al 27 de enero.

“Es una gracia que el santo padre haya escogido Centroamérica, porque su presencia en Panamá no es específicamente como país, sino como área centroamericana”, dijo Brenes en declaraciones a periodistas citadas por la agencia Efe.

Hasta ahora el único pontífice que ha visitado Centroamérica fue Juan Pablo II (1920-2005), quien viajó a Nicaragua en dos ocasiones, 1983 y 1996.

El cardenal nicaragüense afirmó que los obispos de la región en su momento solicitaron la presencia del ahora papa emérito Benedicto XVI, pero al asumir el argentino Jorge Mario Bergoglio , la propuesta tuvo que ser enviada nuevamente al Vaticano.

“Al papa Francisco le volvimos a renovar la idea, y nosotros, que como episcopado centroamericano mantenemos toda una amistad, en la carta le decíamos: usted escoja el lugar, y ahí vamos a ir todos los obispos. El santo padre escogió Panamá y ahí vamos a estar”, afirmó Brenes.

Durante la visita a Panamá, Francisco se reunirá con entre 50 y 60 obispos, precisó el cardenal.

Nicaragua era uno de los países organizadores de la JMJ 2019 en Panamá, pero en julio pasado la Comisión Episcopal declinó su compromiso debido a su rol como intermediarios en un diálogo para superar la crisis sociopolítica que vive el país, que desde abril dejó cientos de muertos y decenas de miles de exiliados.

El objetivo de la JMJ es divulgar el mensaje de Cristo “en un ámbito abierto y de convivencia para compartir y reflexionar juntos sobre los temas fundamentales de la existencia”, según sus organizadores.

La jornada con los jóvenes es el evento multitudinario más grande que realiza la Iglesia católica en el mundo.