Conectar
Arriba

“Las inundaciones no son casuales”

Las inundaciones que suceden en varias provincias del país, no se han producido por catástrofes naturales. Las lluvias copiosas en pocas horas se deben a la intensa deforestación realizada por el hombre, con el fin de sembrar soja.

Por Andrea San Esteban

Varios investigadores del Inta, sostienen que el modelo productivo, el mal manejo del suelo, de las aguas y sobretodo la deforestación son las causantes de las inundaciones. Nicolás Bertram, investigador del Inta Marcos Juárez (Córdoba), apunta las responsabilidades al poder económico del agro negocio.

Bertram explica que,“no estamos de acuerdo en que los excesos hídricos se deban a la falta de obras, ni al exceso de lluvias, sino más bien a cuestiones asociadas al proceso de minería que sufre la agricultura y a la agriculturización de las últimas dos décadas principalmente”.

Consultado por Conclusión el biólogo Lisandro Agost, de Universidad de Córdoba, comentó parte de la investigación que realizó mediante imágenes satelitales, para evaluar el cambio de cobertura arbórea en esa provincia,” el trabajo se denominó – Cambios del bosque a nivel global 2013- Global Forest Change- y consistió en el análisis de toda la extensión forestal y sus cambios producidos durante 12 años, del 2000 al 2012. Esto nos permitió observar que, del total de un millón y medio de hectáreas cubiertas con árboles, en el año 2000, se perdieron 151.054 hacia el 2012”.

Por su parte Nicolás Bertram afirmó: “La napa estaba a diez metros de profundidad y hoy está a menos de un metro”.

El oro verde

“Visualizando los datos históricos se puede ver una relación directa entre el incremento de los cultivos agrícolas (de soja principalmente), y el acercamiento de la napa freática a la superficie’. Lo que desprende que “las inundaciones no son casuales”, continúa Bertram.

El trabajo de investigación sostiene, “millones de hectáreas de pasturas y pastizales que consumían agua durante los doce meses del año fueron cambiadas por cultivos anuales que, en el mejor de los casos lo hacen durante un tercio o la mitad de ese tiempo, pasando de consumir anualmente 1500-2000 milímetros a 500-800 milímetros” y avanza “hubo un ascenso de la napa a la superficie”.

Agost por su parte espera que ésta investigación sirva para generar un mapa virtual, para planificar y concientizar a cerca de esta situación, y agregó que “a 30 kilómetros al sudeste de Villa María, donde se discutirá el futuro de lo que queda de bosque en Córdoba (3,5 por ciento de los 12 millones de hectáreas que supo tener), se encuentre Sebastián Elcano. Es ésta localidad la que “más cobertura perdió a su alrededor: 4147 hectáreas en 14 años”

Además “este sitio es un emblema del avance de los “agro negocios”. Al análisis de Agost se puede agregar que,“en esta zona, resisten familias como la de Ramona Bustamante y la de René Olivera. La brutalidad empresarial llegó para ambos en 2004 en busca de las tierras que sus familias siempre habitaron. Testigos en carne viva de esa conflictividad silenciada por el exitoso modelo productivo pudieron frenar esas avanzadas, quedarse en el monte. Otros tantos corrieron distinta suerte” comentan los investigadores de la zona.

Secretaría de Agricultura Familiar de la Nación

Los últimos números de un organismo público (Secretaría de Agricultura Familiar de la Nación) sobre el avance en tierras campesinas en Córdoba son de 2013. “Al menos 69 familias campesinas se encontraban amenazadas por 100.000 hectáreas en disputa. La alta conflictividad que ganaba espacio público a inicios de los 2000 bajó de temperatura”.

Zonas afectadas

Se prevé que las precipitaciones continúen los próximos días en sectores de las provincias de Santa Fe, Entre Ríos, Corrientes, Córdoba, Chaco y Formosa, afectados por las crecidas de los ríos Paraguay y Paraná y de ríos internos.

El gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet, afirmó que hay “preocupación” por las inundaciones, especialmente porque “hay previsiones de lluvias hasta el martes lo que podría agravar la situación”.

“En Chaco, un total de 4.773 personas permanecen hoy evacuadas, auto evacuadas o aisladas por las inundaciones que además perjudicaron la actividad ganadera y a productores de ganado menor, aves de corral y cultivos de subsistencia.

Los pobladores afectados corresponden a los municipios de Puerto Bermejo, Isla del Cerrito, Colonia Benítez y Puerto Vilelas, mientras que la producción ganadera y de subsistencia se resintió más en esa isla y en Basal.

Otro distrito seriamente afectado es Santa Fe donde se registraron un total de 1.825 evacuados (468 familias de 23 localidades), según informó el Ministerio de Gobierno y Reforma del Estado de la provincia”.

 

Comentarios

Más en Economía