Pasaron las elecciones y a los candidatos electos le toca comenzar a hacerse cargo de los temas preocupan a los rosarinos, aún antes de asumir. Este lunes, los taxistas volvieron al Concejo Municipal para reafirmar su absoluto rechazo contra la llegada de Uber y reclamarle al intendente electo y actual presidente de la comisión de Servicios Públicos, Pablo Javkin, que se posicione al respecto.

“Sabemos que Uber está por llegar en cualquier momento a la ciudad y queremos ver cuál va a ser la actitud de los concejales y sobre todo la actitud de Pablo Javkin, que va a ser el próximo intendente y que es ahora el presidente de la comisión de Servicios Públicos”, señaló a Conclusión Fernando Amici, presidente de la Asociación de Titulares de Taxis y Remises.

En ese sentido, Amici recordó que María Eugenia Schmuck, quien integró la lista de Javkin, estaba a favor de la instalación de Uber en la ciudad. “Es una empresa de transporte totalmente ilegal, entonces le queremos preguntar cuál  cuál va a ser la actitud de la Municipalidad cuando él está al frente del Ejecutivo con respecto a esta multinacional que quiere venir a Rosario”.

Amici hizo hincapié en que la instalación de Uber en la ciudad implica también una total precarización laboral encubierta con el nombre de “socios”, pero “no se hacen cargo de pagar nada, no le pagan a los choferes, ni impuestos, ni seguros, nada de nada”.

El presidente de la Asociación apuntó que tienen datos ciertos de que desde la aplicación ya están llamando a los interesados a anotarse porque en cualquier momento van a empezar a operar en la ciudad”.

Por su parte, el concejal Eduardo Toniolli estuvo presente en la protesta y expresó que “desde hace más de un año y medio venimos denunciando que el rol que cumple el Municipio en el control de estas empresas internacionales, como Rappi, Glovo o Pedidos Ya, es patético”. 

“Saben que funcionan sin habilitación y las dejan ser”  enfatizó Toniolli.  “Uber funciona igual. No hace falta ninguna normativa nueva, eso es verso. Porque la normativa vigente regula mensajería y cadetería. Y también como se despachan viajes y se regula transporte de pasajeros, no hace falta una nueva” remarcó. “Si una empresa quiere desembarcar en Rosario tiene que cumplir con las normas vigentes. Un antecedente pésimo es Cabify, que desembarcó como corresponde, abrió una remisería con licencias legales y después, al poco tiempo, empezó a reclutar autos particulares. Al menos las remiserías truchas, a diferencia de esto, se mantienen en las sombras, pero estas hacen alardes de sus incumplimientos”.