El Gobierno nacional presentó un programa de uso de agroquímicos para impulsar una ley que intensificará las fumigaciones en Argentina. La propuesta fue dada a conocer en el Ministerio de Agroindustria en un papel en el que participaron Luis Miguel Etchevehere, y sus pares Sergio Bergman (Medio Ambiente), Lino Barañao (Ciencia y Tecnología) y Adolfo Rubinstein (Salud).

La iniciativa comprende doce principios y 23 recomendaciones que promueven un uso ampliado de estas sustancias peligrosas.

>Te puede interesar: Masiva conferencia sobre agrotóxicos que invita a soñar con un futuro sin transgénicos

De acuerdo a lo expuesto por Patricio Eleisegui, en el portal Iprofesional: “Dichas pautas dejan de lado la totalidad de las investigaciones nacionales y extranjeras que exponen cómo la aplicación de pesticidas tiene incidencia directa en la proliferación de enfermedades como el cáncer e incrementan las malformaciones o los abortos espontáneos, por citar algunos males”.

Los ministros se basaron en las denominadas “Buenas Prácticas Agropecuarias” (BPA), un combo de postulados desarrollado por compañías como Monsanto, Bayer, Dow, BASF, Syngenta y DuPont, en alianza con organizaciones del campo como AAPRESID, la asociación que nuclea a los productores que hacen siembra directa, que considera a los agrotóxicos insumos inocuos y biodegradables.

Según cuenta Iprofesional, el evento se caracterizó por una defensa cerrada de productos que incluso organismos como la Organización Mundial de la Salud (OMS) vinculan a la expansión del cáncer.

>Te puede interesar: Piden leyes que regulen los agrotóxicos en Santa Fe

“Estos privados, vale remarcarlo, asoman como los grandes beneficiados de imponerse un marco legal basado en el informe expuesto esta semana por Etchevehere y sus pares. A tono con la posición declarada de Monsanto, Bayer, Dow, BASF, Syngenta y DuPont, Bergman, Barañao y Rubinstein hicieron gala de un alineamiento con el modelo que promueve las fumigaciones que, de tan acérrimo, incluso sorprendió a más de un asistente vinculado al ramo agropecuario”, señala el artículo.

Sin embargo, Barañao manifestó que tanta cultura de producción pro fumigaciones ha complicado a más de un exportador. “Se ha encontrado glifosato en miel. Y hay partidas que fueron rechazadas porque presentan cantidades -del agrotóxico- mayores a las permitidas”, dijo.

Fuente: Patricio Eleisegui- Iprofesional