El portaaviones estadounidense de propulsión nuclear Theodore Roosevelt llegó el sábado a la ciudad portuaria de Busan, Corea del Sur. El buque -que llega luego de la histórica visita del presidente de Rusia, Vladimir Putin; a Corea del Norte- participará de unas maniobras militares conjuntas con la nación anfitriona y Japón, según informaron oficiales navales, que se realizarán a fin de mes.

Los líderes de los tres países acordaron en una cumbre en agosto realizar ejercicios anuales de entrenamiento militar con el fin de proyectar unidad frente al creciente poder de China y las amenazas nucleares de Corea del Norte.

Para el caso, las maniobras de este mes, denominadas «Freedom Edge», incluirán ejercicios marítimos, de guerra antisubmarina y de defensa aérea, explicó el contralmirante estadounidense Christopher Alexander, comandante del grupo de ataque 9 del portaaviones.

«La intención es mejorar la interoperabilidad entre nuestras armadas y garantizar que estamos preparados para responder a cualquier crisis o contingencia», declaró en rueda de prensa y apuntó que el Theodore Roosevelt actuaría como buque de mando de los ejercicios.

El año pasado, Estados Unidos, Corea del Sur y Japón también realizaron maniobras navales conjuntas de defensa antimisiles y antisubmarinos para mejorar la respuesta a las amenazas norcoreanas.

Aunque ya estaba previsto, estas acciones se llevan a cabo luego de una histórica visita que Putin hizo a su par norcoreano, Kim Jong-Un, con quien firmó un acuerdo que incluye un compromiso de defensa mutua.

>>Te puede interesar: Putin viaja a Corea del Norte para la firma de un acuerdo de asociación estratégica con ese país

Se trata de una mecánica similar a la adoptada por la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), en donde las potencias occidentales también decidieron hacer un pacto de defensa mutua.

En tanto, esta decisión de Putin y Kim fue leída en el mundo como una una de las iniciativas más significativas de Rusia en Asia en años, en una visita que se concretó siete meses después del viaje a Corea del Sur de otro portaaviones estadounidense, el Carl Vinson, en una muestra de disuasión ampliada contra los programas nucleares y de misiles del Norte.

Durante la presentación del acuerdo, Putin instó, a su vez, a «revisar» el régimen de sanciones impuesto por la ONU contra Corea del Norte. «Quiero señalar que el régimen restrictivo indefinido del Consejo de Seguridad de la ONU con respecto a Corea del Norte, inspirado por Estados Unidos y sus aliados, debe ser revisado».

>>Te puede interesar: Rusia y Corea del Norte firman el Tratado de Asociación Estratégica Integral

Además, se mostró dispuesto a tomar medidas para «eliminar la amenaza de conflicto» existente en la península de Corea: «Rusia está dispuesta a seguir realizando esfuerzos políticos y diplomáticos para eliminar la amenaza de una reanudación del conflicto armado en la península de Corea».

Asimismo, acusó a Estados Unidos y Corea del Sur de provocar un aumento de la tensión mediante la puesta en marcha de maniobras militares conjuntas, una política con la que buscan «aumentar la intensidad de las maniobras militares» en la zona. «Son ejercicios hostiles para Corea del Norte», denunció.