India se proyecta a convertirse como la segunda economía mundial para el año 2030, por arriba de Estados Unidos, un hecho sin precedentes que dejará al país del norte como la tercera economía más importantes del planeta y con cada vez menos impacto sobre el escenario comercial global, esto último debido al debilitamiento progresivo de la hegemonía del dólar.

Según un reciente pronóstico del banco británico Standard Chartered y publicado en el portal RT, para el 2020 se espera que China sea la primera potencia económica mundial. Y para el 2030 India ocupará ese lugar. Mientras, Indonesia se colocará dentro de los cinco primeros puestos. Este estudio se basa en las tasa de cambio de paridad de poder adquisitivo (poder de compra) y el PIB nominal.
Los economistas dijeron que para el 2030, el PIB asiático representará aproximadamente el 35 % del PIB mundial, un aumento respecto al 28 % del año pasado. Ello será equivalente a la producción de la zona euro y EE.UU. juntas.

“Nuestras previsiones de crecimiento a largo plazo se sustentan en una principal clave: la participación de los países en el PIB mundial debería eventualmente coincidir con su participación de la población mundial, dada la convergencia del PIB per cápita entre las economías avanzadas y emergentes”, explica David Mann, economista participante en el estudio.

Mercados emergentes

El informe indica que para 2030, los mercados emergentes actuales como Indonesia, Turquía, Brasil y Egipto se clasificarían dentro de las diez economías más importantes del mundo. 

El ‘top 10’ para el 2030 estará liderado por China, seguido de India, Estados Unidos, Indonesia, Turquía, Brasil, Egipto, Rusia, Japón y Alemania. La entidad financiera británica destaca que la clasificación de estos países se debe al crecimiento de sus clases medias y su capacidad de consumo.