El ex presidente catalán Carles Puigdemont aseguró hoy desde Berlín que en el juicio que empezó hoy en el Tribunal Supremo de Madrid, que sienta en el banquillo de los acusados a miembros de su gobierno destituido tras el intento de secesión fallido de 2017, “el único fallo justo es la absolución”.

“Hasta hoy el Estado (español) tuvo la oportunidad de evitar un juicio que nunca debería haberse producido”, pero ahora “tiene la oportunidad de rectificar”, dijo el máximo líder de los secesionistas catalanes y gran ausente ante los tribunales españoles.

Puigdemont, quien compareció ante la prensa tras el inicio del juicio desde la delegación que el gobierno catalán tiene en Berlín, Alemania, reiteró que el proceso que se lleva a cabo en España es de “carácter político” y un “test de estrés para todo el sistema judicial español, así como una “prueba para el estado de derecho”.

“El único fallo justo es la absolución”, remarcó, luego de insistir en que los 12 acusados son personas “inocentes, honorables y elegidas democráticamente” que tan solo cumplieron la decisiones del parlamento catalán.

El líder secesionista huyó a Bélgica el 19 de octubre de 2017, dos días después de la declaración unilateral de independencia que desencadenó la intervención de Cataluña por parte del Ejecutivo central de Madrid, lo que llevó a la destitución de su gobierno y a que la Fiscalía impusiera una querella por rebelión y malversación contra él y su gabinete.