Durante la inusual ola de calor de junio se produjeron hasta la fecha 6 fallecidos y desapariciones de turistas en el país mediterráneo, lo que puso de relieve los peligros de la exposición a temperaturas que rozan o superan los 40 grados centígrados.

Por un lado, un hombre oriundo de Alemania, de 67 años fue hallado muerto en la isla griega de Creta, informó este lunes la Policía. Se trata de la sexta muerte de turistas durante un período de calor intenso. Aparentemente el visitante había salido solo de excursión por un cañón de la región de Sougia, el domingo y al cabo de unas horas llamó a su mujer para comunicarle que no se encontraba bien.

«Se inició inmediatamente una operación de búsqueda y rescate y una unidad especial de rescate con drones localizó el cadáver en el cañón de Trypiti», informó un responsable policial, aunque el fallecido no resultó identificado.

Por otro lado, los equipos de rescate buscaban a dos mujeres francesas de 73 y 64 años en la isla de Síkinos y a un policía estadounidense de 59 años que estaban de vacaciones en la isla de Amorgos.

También, sumado a estas tragedias, la semana pasada se encontró muerto a un estadounidense de 55 años en la isla griega de Mathraki, en el mar Jónico, y a un turista neerlandés en la isla egea de Samos a principios de mes, todos los decesos, se estima, que son a causa de las altas temperaturas.

En ese orden el 9 de junio, tras cuatro días de búsqueda con aviones, drones y embarcaciones, apareció el cuerpo del presentador de televisión británico Michael Mosley que fue hallado en Symi, otra isla del Egeo, quien antes de desaparecer, había dado un paseo solo a altas temperaturas.