La jueza Alejandra  Rodenas, procesó esta mañana a los imputados por haber baleado la casa del gobernador Antonio Bonfatti el 11 de octubre del 2013. Se trata de dos de los cinco acusados, Emanuel “Ema Pimpi” Sandoval y del ex titular de la 10ª, Pablo Espíndola. El primero, inculpado de ser el autor material, y el segundo por encubrimiento agravado.

La noche del 11 de octubre del año pasado se detonaron 14 disparos sobre la fachada de la vivienda del mandatario en barrio Alverdi. Con respecto a las otras tres personas acusadas, Saúl Sánchez, Germán Ramírez y  Manuel Martínez, la jueza dictó que no los procesa por falta de mérito.

Cabe aclarar, que Brian “El gordo” Gonzalez, actualmente prófugo, también es sospechoso del hecho y fue asociado con el crimen de Any Rivero, la promotora del boliche de Capitán Bermúdez.

Paul Krupnik, el abogado del ex titular de la Seccional 10ª, aseguró que: “el encubrimiento es pura y exclusivamente por el arma de fuego, pero se lo despega del atentado, ya sea de la parte ideológica como también de haberlo materializado. Nosotros en el rol de defensores entendemos que hay aspectos controversiales pero que serán materia del debate, estamos ante una resolución de mérito, lo único que hace es habilitar un juicio en el futuro, es una resolución de probabilidad y de semi plena prueba”