Por Aldo Battisacco – Enviado especial a Buenos Aires – Tras la aprobación de la ley de financiamiento de los partidos políticos en la sesión especial convocada por el oficialismo, el diputado nacional Daniel Arroyo, criticó la iniciativa aunque señaló a Conclusión que tiene “algunos aspectos positivos como la obligación de bancarizar los aportes, la elaboración de una planilla única de aportantes y la obligación de que el 30% de los recursos que recibe el partido sean para capacitación”.

Entre las razones por las que Arroyo voto en contra del proyecto, argumentó que la normativa permite que “las empresas aporten directamente y habilita que las cuentas de los partidos políticos se abran en bancos privados”.

Aportantes truchos – Banco Nación de Recoleta

“El que tiene el Estado tiene casi todo”, manifestó el legislador, al tiempo que precisó “hay un partido político que tiene más capacidad de captar recursos que el resto y esto aumenta la desproporción, la ley tiene avances pero no es lo que Argentina necesita”.

El parlamentario indicó además que el texto aprobado “reduce el tiempo de publicidad en los medios de comunicación” y agregó que “fortalece la democracia que los partidos puedan mostrar cuáles son sus propuestas”, afirmó.

Consultado sobre la participación de otros órganos del Estado comprometidos en la lucha contra el lavado y la evasión señaló “es necesario que esos organismos que no están controlando seriamente donde van los fondos lo hagan”, y “saber quiénes financian, cómo y de dónde sale la plata para la política”, sostuvo.