En medio de una recesión que lleva al menos cuatro trimestres, a lo que se suma la inflación del 54% en doce meses (casi 12% en un trimestre de 2019), llevaron al Gobierno, quizás forzados por disputas internas en medio de un clima electoral, a adoptar medidas, o al menos anunciarlas, que intenten dar un “alivio” ante la escalada de precios.

El anuncio oficial.

El resultado es un plan en el que prácticamente nadie cree: ni los funcionarios que lo firmaron, que siempre criticaron cualquier medida tendiente a algún tipo de regulación o control de precios (usualmente calificadas de “populistas”), y tampoco creen en él los empresarios que lo firman, quienes quizás creían que un “equipo” market-friendly jamás les llevaría una propuesta semejante, con lo cual no sería raro que alguna de las partes dude en cumplirlo y más con un escenario de tanta incertidumbre económica.

> Te puede interesar: Ejes de las medidas del gobierno: precios y tarifas congeladas y líneas de crédito para Pymes

En ese sentido, economistas coincidieron este sábado en mostrarse pesimistas sobre los acuerdos de precios lanzados por el Gobierno para tratar de contener una inflación que ya se proyecta por encima del 50% anualizada.

Roberto Cachanosky tildó a esa iniciativa de “ridícula” y recordó que estos intentos “ya los vimos en la Argentina infinidad de veces”.

“No podés pedirles a las empresas que operen siempre por debajo de los precios del mercado. Pondrán un stock y cuando se agota, se agota”, advirtió.

El Gobierno lanzó un programa de Precios Esenciales que se complementará con el sistema de Precios Cuidados vigente y que vence del próximo 6 de mayo.

> Te puede interesar: Precios Cuidados: incertidumbre sobre su aplicación en la región

Para el economista, esta medida es “para tratar de llegar con un número de inflación más bajo y para ganar las elecciones, pero nos perdimos tres años por el gradualismo en los que no se hizo nada”.

En cambio, consideró que la decisión del Banco Central de tratar de ponerle un techo a la cotización del dólar sí puede contribuir a apaciguar los ánimos en materia de inflación y cambiaria.

El BCRA dispuso una nueva banda de no intervención que irá a de un piso de $39,75 a un techo de $51,45.

Por su parte, Fausto Spotorno, director del Centro de Estudios Económicos de la consultora Orlando J. Ferreres & Asociados, advirtió que el nuevo plan puede contribuir a estabilizar un poco una inflación que ya de por sí es elevada.

Pero también alertó que existe la opción de que no surta efecto y el impacto electoral termine por desbandar todo.

“Ante esa esa situación el esquema anunciado ahora no la resistiría”, consideró Spotorno.

> Te puede interesar: Después de los anuncios del Gobierno, se dispara el riesgo país y las acciones argentinas bajan 7%

En tanto, el economista Gabriel Zelpo, de la consultora Elypsis alertó sobre el desabastecimiento que podría producirse en caso de que este plan falle.

“Si a mitad de la implementación del plan empieza a haber faltantes, eso determinará si es exitoso o no”, señaló en declaraciones radiales.

Zelpo dijo que las discusiones respecto de los precios futuros “tendrían que abarcar un conjunto de valores más amplio de la economía fuera de los productos de supermercados”.

Consideró que “en el mejor de los casos va a ser una medida temporal, si fue bien planificada”.