Mientras la Conferencia Episcopal Argentina agradece a los senadores que votaron en contra del proyecto de legalización del aborto y a fieles que marcharon en distintos puntos del país, desde el Vaticano advirtieron al presidente Mauricio Macri que “no subestime la capacidad de organización masiva de católicos”.

Luego de un repaso general sobre las 12 horas de sesión en el Senado, que rechazó el proyecto de ley para despenalizar la interrupción del embarazo, el influyente medio romano Vatican Insider fue muy duro con el presidente Mauricio Macri por instalar un tema “que no era de la agenda política inmediata ni estuvo sobre la mesa durante la campañas electorales 2015 y 2017”.

Firmado por el periodista argentino Andrés Beltramo Álvarez, muy cercano al papa Francisco, confirmó lo que sería la lectura principal en el Vaticano tras la victoria parlamentaria.

Señala el periodista –en nota publicada por urgente24.com-, que “en un inicio, los obispos optaron por una línea prudente, con comunicados genéricos y animando a un diálogo público franco. La instalación del tema, que comenzó en los medios de comunicación, los tomó por sorpresa. El asunto no era parte de la agenda política inmediata, y el gobierno no lo había puesto sobre la mesa durante las campañas electorales de 2017.

“A final de cuentas –agrega- se encontraron con la papa caliente, en buena parte por voluntad del gobierno de Mauricio Macri. No sólo entre los pastores, también entre buena parte de los fieles católicos del país existe la clara convicción de que el aborto no se habría convertido en tema nacional de no ser por la voluntad del presidente y de su jefe de Gabinete, Marcos Peña.

Paradójicamente, existe una entrelazamiento directo entre amplias franjas de católicos activos y el mercado electoral del oficialista Cambiemos. Por eso, no es secundario indicar que, alentando la discusión de este proyecto de ley, el mandatario puso en serio riesgo una parte de su electorado”.

Capacidad de organización masiva

Beltramo Alvarez especula luego con que “quizás Macri y sus asesores creyeron que podrían tensar la cuerda sin pagar costos políticos. Tal vez confiaron en que sería más fuerte la vena “antikirchnerista” o “antiperonista” de buena parte de ese mismo grupo electoral, confiando que estaría dispuesto a votar de nuevo a Cambiemos (en 2019) pese a sus evidentes y múltiples errores, por temor al regreso de la corrupción del pasado. O, por ahí, desestimaron la capacidad de organización masiva de los propios católicos y representantes de otros credos, como los evangélicos”.

Señala más adelante que en tanto, la Conferencia Episcopal Argentina optó por agradecer a los senadores que votaron “a favor de las dos vidas” y se mostró dispuesto al acceso a la educación sexual para adolescentes en los colegios católicos.

Lo hizo con una nota que expresa: “En estas horas, el Senado ha votado el rechazo al proyecto de despenalización del aborto. Como Iglesia hemos participado del debate procurando un diálogo iluminador sin considerar enemigos a quienes pensaran distinto.

“Como sociedad argentina nos toca ahora asumir y trabajar las nuevas divisiones surgidas entre nosotros a partir de este proyecto, a través de un renovado ejercicio del diálogo.

“Queremos agradecer a tantos hombres y mujeres, a los Senadores y organismos e instituciones que se han pronunciado en defensa de la vida. Agradecemos especialmente el testimonio de los pobres, que siempre nos enseñan a recibir la vida como viene y a saber cuidarla porque es un don de Dios.

“El diálogo ecuménico e interreligioso ha crecido en este tiempo aunando esfuerzos para proteger la vida desde la concepción hasta la muerte natural.

“Se trata ahora de prolongar estos meses de debate y propuestas en la concreción del compromiso social necesario para estar cercanos a toda vida vulnerable. Nos encontramos ante grandes desafíos pastorales para anunciar con más claridad el valor de la vida: la educación sexual responsable, el acompañamiento a los hogares maternales surgidos especialmente en nuestros barrios más humildes para acompañar a mujeres embarazadas en situaciones de vulnerabilidad y la atención a personas que han pasado por el drama del aborto.

“Renovamos nuestra esperanza de que #ValeTodaVida, proclamada con entusiasmo y convicción el 8 de julio pasado a los pies de Nuestra Señora de Luján: Que nuestra Madre nos ayude y enseñe a respetar la vida, cuidarla, defenderla y servirla”.

El presidente de la Conferencia Episcopal Argentina es monseñor Oscar Ojea, obispo de San Isidro, mientras que monseñor Mario Poli es el vicepresidente primero.

Posición de Macri

“Estos son debates que comienzan y que van a continuar”, dijo Macri desde el pasillo de la Casa Rosada luego que la cámara Alta decidiera no aprobar la despenalización en la interrupción del embarazo.

En declaraciones a la prensa, agregó: “Estos son debates que comienzan y que van a continuar. Estos debates se van a seguir sucediendo porque los argentinos estamos madurando en libertad, entendiendo qué significa vivir en democracia con libertad plena, donde tenemos que aprender a escuchar al otro. No hay que enojarse y hay que tratar de convivir de la manera más pacífica posible.

“Es muy importante que sigamos trabajando en la educación integral de los docentes que incluya el capítulo de educación sexual, la asesoría integral en las escuelas e introducir métodos anticonceptivos de larga duración, que se demuestran mucho más efectivo en estos temas.

El problema está y tenemos que seguir trabajando para que esas chicas tengan esas posibilidad de elegir y planificar sus vidas”.

Está previsto que el gobierno envíe el próximo 21 de agosto el proyecto de reforma del Código Penal en el que se incluiría la despenalización para las mujeres que interrumpan su embarazo.