La Unión Obrera Metalúrgica (UOM) de Rosario mostró su preocupación por la ola de despidos masivos en el sector que se producen en la región y que ya superaron las 1.000 bajas laborales

El Gran Rosario viene sintiendo el fuerte el impacto de la recesión económica que atraviesa al país. La pérdida de empleos y la apertura a una instancia de retiros voluntarios comienza a hacerse sentir en el Cordón Industrial.

En tal sentido, el secretario general de la organización gremial, Antonio Donello, detalló: “En línea blanca hay un bajón muy grande, perdimos mucha gente con contratos a prueba. Hay muchos retiros voluntarios. Perdimos cerca de mil empleos, entre efectivos y contratados. En la pandemia no llegamos a perder la mitad de esos empleos”.

El gremio metalúrgico, que se sumó al paro general del último jueves, tiene el foco puesto en algunos puntos controvertidos de la Ley de Bases que se está discutiendo en la Cámara de Senadores de la Nación. Uno de ellos es el denominado Régimen de Incentivo a las Grandes Inversiones (RIGI).

“No solo nos preocupa la caída de la actividad sino también lo que puede pasar con el RIGI, entregándoles la posibilidad a empresas extranjeras que importan todo y destruyan la industria nacional”, subrayó Donello.

En ese sentido, el dirigente gremial explicó lo que podría suceder en caso de aprobarse ese régimen y el impacto que podría tener a nivel regional: “General Motors está fabricando y paga un montón de impuestos. Si otro le trae inversiones por 200 millones de dólares y trae todo de afuera, ¿cómo le va a competir General Motors?”

Además, en declaraciones a Panorama Gremial, expuso: “Macri atacó un poco a la industria, pero a la industria más pequeña, los grandes grupos económicos de la industria nacional eran los aliados de él y no fue muy en contra de ellos, pero éste va en contra de todo, solo  queda un pequeño grupo económico de Argentina y después lo demás lo destruye todo, destruye la industria nacional, acá con esta Ley de Bases, sobre todo si sale el RIGI, va a matar  a las empresas nacionales, es muy complicado y la gente, la sociedad, no sabe mucho lo que significa esto porque no se instaló.

Enseguida describió que “una empresa que deja ganancia en Argentina se tiene que ir, el otro que no deja ganancias, se queda”.

Despidos

La fábrica rosarina de heladeras comerciales de El Dorado SA, que comercializa la marca de heladeras Inelro, vio recortada su actividad por una caída de las ventas a más de la mitad y suspendió a 100 empleados por tiempo indefinido.

La empresa tomó la decisión luego de una caída del 40 % en sus ventas durante el primer trimestre del 2024.

“Lo que hicimos fue reducir un turno. La empresa solía trabajar con dos. No hay demanda”, aseguraron desde la compañía al portal económico El Cronista.

Por su parte, otra emblemática fabricante de heladeras, la firma Briket, anunció que durante el primer trimestre redujo a la mitad a su personal por la caída en las ventas, que alcanzó el 50 % en marzo.

Al respecto, el titular de la misma, Roberto Lenzi, detalló en declaraciones radiales: “Pasamos de 600 a 300 operarios y estamos buscando un punto de equilibrio para seguir produciendo”.