Las Centrales de los Trabajadores Argentinos (CTA) de Hugo Yasky y el sector de la Argentina Autónoma (CTAA), al mando de Pablo Micheli, ratificaron la convocatoria a la movilización al Congreso del jueves próximo en rechazo de “la política económica”, y en reclamo de “una mesa de diálogo social ante la crisis” y “la sanción de la emergencia alimentaria”.

“En unidad de acción, las CTA, la Corriente Federal de Trabajadores (CFT) de la CGT y el Frente Sindical para el Modelo Nacional (Fresimona) exigirán al Parlamento una mesa de diálogo social junto con empresarios, centrales sindicales, partidos políticos, movimientos sociales e Iglesia a fin de acordar un programa de salida a la crisis”, señalaron en un comunicado los dirigentes de la CTA Autónoma Micheli, José Rigane y Dora Martínez.

Para los sindicalistas, ese programa debe priorizar “la reducción de los índices de pobreza, el cese de los despidos y el freno de los tarifazos de los servicios públicos”. El sector Micheli de la CTAA se concentrará a las 11 en Entre Ríos e Hipólito Yrigoyen.

Por su parte, Yasky y el secretario de Prensa de la CTA, Carlos Girotti, afirmaron en otro documento que esos trabajadores se concentrarán a esa misma hora en el mismo lugar para exigir “la sanción de la emergencia alimentaria y nutricional, la tarifaria, habitacional y ocupacional ante la incontrastable realidad de los índices de indigencia y pobreza”.

Para Yasky y Girotti, “el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) nada dijo sobre los índices de pobreza del último trimestre del año, cuando la tasa de pobreza se elevó a 35,5 por ciento, es decir que afecta a 16 millones de personas”, concluyeron.