Trabajadores del Estado y docentes se movilizaron frente a la sede de la gobernación

Durante la marcha convocada por ATE Rosario y Amsafe Rosario, los secretarios generales de ambas organizaciones gremiales coincidieron en el pedido por la reapertura de las paritarias. Terés cuestionó la gobierno por "defender los intereses de los más poderosos y Almirón por el retraso salarial y el "destrato" hacia el personal de salud.
Las delegaciones Rosario de la Asociación de Trabajadores del Estado y de Amsafe se movilizaron este jueves a las 11 en la plaza San Martín para reclamar por la apertura de paritarias, entre otros temas.

Las dos entidades gremiales desobligaron a los trabajadores desde la media mañana de este jueves y sus principales referentes expusieron las razones de la medida de lucha.

Así, el secretario general de Amsafe Rosario, Gustavo Terés, expuso: «Nosotros queremos una convocatoria a paritaria para discutir el salario, para discutir el cumplimiento paritario del Gobierno, el proceso de respeto de los protocolos, no a la improvisación, no al apresuramiento”.

Enseguida manifestó que la movilización se realizó «para que se adelante la cuota de la paritaria que estaba comprometida para cobrar en octubre, al mes de septiembre y para que empecemos a discutir, como han discutido la mayoría de los gremios, paritarias que están por encima del 45 y se acercan al 50 %.

«Vamos a una inflación que ya supera el promedio de 3 % mensual. Nuestro salario está por detrás del costo de vida. Esto denota un Gobierno más preocupado en las políticas de ajuste más preocupados en defender los intereses de los poderosos que los de los trabajadores», finalizó.

A su turno, la secretaria general de ATE Rosario, Lorena Almirón indicó: «Le decimos a Omar Perotti que lo esencial es invisible a sus ojos, evidentemente porque no puede ver que necesitamos la reapertura de la paritaria para seguir discutiendo el salario».

«Es inadmisible que con una pérdida del poder adquisitivo altísima, con una inflación galopante que se estima superior al 45 %, sigamos teniendo salarios de miseria que nos dejan por debajo de la línea de pobreza», añadió.

Asimismo se enfocó en la situación por la que atraviesa el persona de salud al afirmar que «fue desechable para este gobierno y hubo un destrato muy grande hacia los trabajadores y trabajadoras de la salud porque no les garantizaron ni salario ni condiciones de trabajo».