El presidente de un centro de votación en Mali, donde este domingo se celebra la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, murió por disparos de hombres armados al suroeste de Tombuctú, en el norte del país.

“Los yihadistas llegaron a un centro de votación de Arkodia. (…) El presidente del centro electoral quiso escapar pero los yihadistas le dispararon y lo mataron”, indicó un representante de esta localidad situada a unos 100 km al suroeste de Tombuctú.

Los atacantes “prohibieron votar”, agregó. Una fuente cercana a la policía de Malí, dijo que “seis personas ingresaron al centro electoral y asesinaron al presidente” de mesa.

Más de ocho millones de electores votaban este domingo, bajo grandes medidas de seguridad, para elegir presidente, en una segunda vuelta que no despierta grandes pasiones, pues muchos dan por sentado la victoria al jefe del Estado saliente, Ibrahim Bubacar Keita.

Los electores están llamados a acudir a los 23.000 colegios electorales de Malí, abiertos en el país, todavía confrontado a la amenaza yihadista tras cinco años de intervenciones militares internacionales.