Según la Encuesta Semestral Económica (E.M.E.), elaborada por los 120 colaboradores de la Organización no Gubernamental Defendamos Buenos Aires y el Estudio Especializado Miglino y Abogados, el año 2019 arrancó con una profunda recesión, principalmente en la Ciudad de Buenos Aires y el Conurbano bonaerense donde cerraron 2.536 comercios durante el mes de enero, equivalente a 82 comercios menos cada día, solo en el distrito AMBA (Capital Federal + Conurbano bonaerense).

Los rubros en los que se evidenció un fuerte impacto fueron la construcción, textiles, motos y autos y electrodomésticos.

Tal cual lo indicó el Indec, señalaron que  “en diciembre el indicador sintético de la actividad de la construcción (ISAC) registró una baja de 20,5 por ciento respecto de igual mes del año anterior. Entre noviembre de 2017 y el mismo mes de 2018, se perdieron 19.000 puestos de trabajo, solo en el sector privado registrado con lo que muchos comercios que viven directamente del consumo de las empresas de construcción como plomerías, ferreterías, mueblerías y otros bajaron la persiana en lugares tan diferentes como González Catán y Lomas de Zamora”, dijo Javier Miglino, director de Defendamos Buenos Aires.

Respecto de automóviles y motocicletas, Miglino señaló que “el patentamiento de motos cero kilómetro cayó 45 por ciento en enero y el de autos nuevos el 50,4 por ciento con relación a enero 2018; con lo que todos aquellos rubros asociados a los rodados nuevos; como la reparación y venta de vehículos usados”, y amplió que “tanto en motos como en autos y con ellos la gestoría, talleres de reparación de chapa y pintura, talleres de reparación de motos y electricidad, venta de repuestos, venta de accesorios, venta de cubiertas, venta de llantas, etc. vivieron un desplome importante en zonas como San Martín, Loma Hermosa, Olivos, Morón, Ramos Mejía, Quilmes, San Francisco Solano, Monte Grande y Ezeiza”.

En relación a los electrodomésticos, el titular de la ONG explicó que las ventas de esos productos “bajaron 12 por ciento en todo el país durante el año 2018 pero esa caída fue más pronunciada en Capital Federal y Provincia de Buenos Aires porque hay muchos comercios de tipo unipersonal o pyme (pequeña y mediana empresa con hasta cinco empleados), que solo se dedica a la venta de televisores, heladeras, cocinas, acondicionadores de aire, estufas, calefones, equipos de audio, video, computadoras personales y otros.

En la misma línea apuntó que esos pequeños empresarios “debieron afrontar subas de hasta el 100 por ciento en sus costos de mercaderías, más los aumentos de luz, gas, agua, ABL, alquiler y otros. Todo este cocktail explosivo hizo que solo en electrodomésticos hayan desaparecido poco más de 900 comercios en el distrito AMBA en enero 2019”.

En tanto, en el sector textil la caída de la producción pasó “el 20 por ciento el año pasado en todo el país y el uso de la capacidad instalada está en el 40 por ciento, con lo que solo cuatro de cada 10 máquinas textiles está funcionando. Si a eso le sumamos el cierre definitivo de Wrangler y Lee que entre ambas abastecían a varias casas en forma exclusiva pero a cientos de comercios pequeños y de cercanía en localidades tan distantes como Florencio Varela, Quilmes, Lomas de Zamora, Vicente López, Lomas del Mirador, Avellaneda, Villa Domínico, Barrio San José y en Capital Federal: Belgrano, Núñez, Villa del Parque, Villa Devoto, Palermo, Barrio Norte, Almagro, Flores y Liniers; entre otros, nos muestra que de las cuatro mencionadas ha sido la actividad más afectada por la recesión 2019”, remató Miglino.

Según relató Miglino el promedio de empleos que genera un comercio en Buenos Aires es de “cuatro personas, incluido el propietario. De ese modo podemos establecer haciendo un promedio de pérdida de empleos en este mes de enero fue de de 10.144 personas, por el cierre de 2.536 comercios en Capital Federal y Provincia de Buenos Aires”.