Enviado especial a Buenos Aires – El senado trató el proyecto de legalización del aborto en el marco de una sesión especial que fue histórica. Luego de tres semanas de debate en las comisiones de Salud, de Justicia y de Asuntos Constitucionales en las que se manifestaron más de cien expositores se trató ayer en Senadores el proyecto que fuera aprobado en Diputados el 14 de junio pasado.

Tras dar su posición en el recinto, Pino Solanas dijo: “Esto es una victoria histórica de las mujeres que instalaron culturalmente el tema del aborto”.

Solanas cerró su exposición en el recinto: “Se los digo a las chicas que están afuera: esto es un triunfo monumental. ¡Ellas han logrado introducir un debate fundamental! Ellas lo lograron. Que nadie se deje llevar por la cultura de la derrota. A las millones de mujeres movilizadas: nadie podrá parar la oleada de las nuevas generaciones. Será hoy o mañana, pero será”. Con esas palabras se expresó el senador Fernando “Pino” Solanas al cierre del debate sobre el aborto legal.

Fuera del recinto y en diálogo con Conclusión, el senador porteño sostuvo que se dieron intervenciones, “en las que se escucharon tantas intervenciones en uno y otro sentido en estos meses, incluido el gran debate de Diputados que fue más colosal, así que nada es sorprendente”.

Lo mas sorprendente fue encontrarse con tantos legisladores que profesan posiciones políticas democráticas, que están seguros de negarle a más de la mitad de las mujeres argentinas el derecho a acceder a la interrupción voluntaria del embarazo de manera legal, gratuita y segura”.

Según el cineasta, se trató de “un error garrafal porque desnudaron que no eran tan democráticos, Argentina es un país plural y laico. La Constitución Nacional reconoce la libertad de cultos. Como puede ser posible que los senadores piensen que todos piensan igual que ellos”, manifestó el parlamentario.

Consultado por este medio a que atribuía esta actitud de los senadores, dijo que “esto es grave, porque hubo una acción muy fuerte y militante de la Iglesia católica argentina, yo no sufrí presiones. A lo largo de mi vida pensé que esto era un disparate y de enorme hipocresía de una sociedad vestida de democrática que favorecía a los abortos de los sectores pudientes y darle la espalda a las mujeres pobres”.

“En las provincias el peso de los sectores religiosos y oscurantistas es mayor, nada pueden decir de las chicas que son violadas por sus propios familiares y embarazadas y condenadas a ser madres, creo que nada pueden decir”, subrayó.

Respecto del debate indicó Solanas que se “escucharon  declaraciones argumentadas e inteligentes y en el camino de la ampliación de derechos, que fueron tan fundados que es el camino del progreso de la humanidad. Como también escuchamos provocaciones, desatinos y disparates, que estuvieron teñidas de ignorancia. Se puso en cuestión hasta los preservativos, los mismos sectores conservadores que hoy se oponen son los mismos que se opusieron a la educación sexual en las escuelas y los que se opusieron al matrimonio igualitario y el divorcio vincular”, recriminó el legislador porteño.

“Esta es un victoria histórica, la lucha lleva años, la chicas que llevan su pañuelo y quiero rendirle homenaje a todas, no hay que confundirse. Esto es apenas una piedra en el camino. Será ley más adelante. La victoria histórica es haber instalado culturalmente en Argentina el tema”. amplio el senador.

El congresista agregó que “en este debate estuvo ausente la mujer”, porque “acá se la trató como un objeto” y “mientras discutimos hay miles de mujeres que se las condena al aborto clandestino”. “Hablo en nombre de una Argentina que quiere acabar con todos los miedos y que no quiere una juventud reprimida”, manifestó el senador porteño.

“Acabemos con la hipocresía, hay que sincerar los discursos. Estoy preocupado porque acá exista una mayoría que cree que le puede imponer a la mitad de las mujeres Argentinas su mirada del mundo”, manifestó “Pino”, e insistió: “Las que deciden son las mujeres”.

Por último, Pino Solanas ratificó sus palabras en el recinto, y disparó que “sigue existiendo una sociedad patriarcal de mujer tutelada, de mujer incubadora”, y reforzó: “Es penosa la hipocresía de siempre de las capas dirigentes argentinas, porque esta ley no obliga a las mujeres argentinas a interrumpir su embarazo”.