Enviados especiales a Buenos Aires- Sindicatos de la CGT y de las tres CTA concretaron una masiva movilización por el centro de Buenos Aires en rechazo al modelo económico que sigue el Gobierno de Mauricio Macri, en momentos en que suena con fuerza la chance de un paro general para fin de mes acordado entre todas las vertientes gremiales. Además de sindicatos, adhirieron a la convocatoria movimientos sociales y entidades de pequeñas y medianas empresas.

La lluvia que azotó la ciudad de Buenos Aires al mediodía, al momento de la concentración, afectó la masividad de la marcha que de todos modos logró ser multitudinaria.

 

La movilización -que no tuvo acto- fue convocada por los gremios industriales de la CGT y luego adhirieron el resto de los sindicatos de la central obrera -los “dialoguistas” que tallan fuerte en la conducción y los “combativos” que se apartaron de la cúpula- como también las tres CTA, organizaciones sociales y entidades que representan a las pequeñas y medianas empresas.

Desde Plaza Miserere, en el barrio porteño de Once, partió a las 14 una nutrida columna de los gremios industriales – metalúrgicos de la UOM, mecánicos del SMATA, Textiles y Calzado- con fuerte presencia también de los sindicatos UOCRA (construcción) y UPCN (estatales), manejados por los dirigentes dialoguistas de la CGT conocidos como los “independientes”.

Marcharon también los dirigentes y afiliados de los gremios del transporte de la CATT, que conduce el jefe de Dragado y Balizamiento, Juan Carlos Schmid, con la presencia además de los maquinistas de trenes de La Fraternidad; Asociación Argentina de Aeronavegantes (AAA); Guincheros; Trabajadores Viales y Afines; el sindicato de ANSeS (SECASFPI)y la Asociación Gremial de Abogados del Estado.

Por su parte, los afiliados de los gremios de la CGT más opositores a la gestión de Macri concentraron más cerca del Congreso y desde la calle Yrigoyen bajaron hasta la 9 de Julio, entre ellos Camioneros de Hugo y Pablo Moyano, como también los aeronáuticos de UPSA y los de la Corriente Federal que lidera el bancario Sergio Palazzo.

>Te puede interesar: Con la bandera de la producción y el trabajo, una multitud marcha contra el ajuste

A su vez, la CGT publicó una solicitada en distintos diarios con el texto: “Por mejores salarios y jubilaciones; por programas sociales que generen inclusión; por más producción nacional y un país que priorice el desarrollo productivo y se castigue a la especulación financiera; por un desarrollo agropecuario con valor agregado; por servicios públicos de calidad y con tarifas socialmente justas”.

En tanto, fuerzas de izquierda como el Partido Obrero y el MST, junto a dirigentes y afiliados de sindicatos alineados con esos espacios, también marcharon pero por su cuenta, ya que concentraron en el Obelisco y desde allí se dirigieron a la Plaza de Mayo donde realizaron un acto, con duras críticas al Gobierno y un reclamo a la CGT para que convoque a “un paro de 36 horas”.

En consonancia con las manifestaciones de protesta que se realizaron en la Ciudad de Buenos Aires, distintos gremios realizaron concentraciones, marchas, y actos en varias ciudades del país.

>Te puede interesar: Gremios rosarinos protestaron contra las medidas del Gobierno nacional

La columna cegetista la encabezaron Héctor Daer y Carlos Acuña, junto a integrantes del Consejo Directivo, desde Misiones y Rivadavia, con el apoyo y soporte de gremios “grandes”, como el de Comercio.

Estatales conducidos por Hugo “Cachorro” Godoy, la CATT de Juan Carlos Schmid, y la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (Ctep) participaron de la movilización. Cerca de ellos marcharon las dos CTA.

De todos los mencionados, sólo los sectores que integran la Multisectorial 21F llegaron hasta Plaza de Mayo.

Héctor Daer, uno de los secretarios generales de la CGT, comentó a Conclusión que el objetivo es “plantear la necesidad de unificar en todos los sectores, por supuesto con eje en el peronismo, que generen la alternativa para sacar a este país de la debacle en que lo van a dejar”.

En el marco de la movilización en contra de las políticas económicas de la gestión de Mauricio Macri, el secretario general de la CGT reiteró que “no es solo ganar una elección, además de ganar la elección hay que gobernar y hay que sacar a este país del desastre donde nos vamos a encontrar el día 11 de diciembre”.

En tanto, el Secretario General de la Asociación Bancaria, Sergio Palazzo habló con Conclusión y destacó que “ha sido una movilización maravillosa”, calificó Palazzo y celebró que muchos argentinos salgan a la calle para reclamar un cambio en la política económica.

El Secretario General expresó que esta movilización tiene que ser un llamado de atención para que el gobierno cambie sus políticas y para que el Consejo Directivo de la CGT entienda que “lo que se está reclamando es un plan de acción que no termine en esta marcha sino que contenga un paro nacional también”.

“El gobierno y las patronales unidos en un solo factor lo que pretenden es que los trabajadores sigan pagando el costo de este ajuste cuando la inflación es alta y los salarios están por debajo de la inflación” puntualizó Palazzo.

>Te puede interesar: Marchas y manifestaciones en varias ciudades contra las medidas de Macri

¿Paro?

El secretario general del Sindicato de Dragado y Balizamiento y ex triunviro de la CGT, Juan Carlos Schmid, se refirió a la posibilidad de la realización de un paro general luego de la marcha de este 4 de abril.

“Nosotros ya hemos adelantado cuál es nuestra posición, hemos dicho que hay condiciones pora el paro, ahora hay que trabajar para coordinarlo porque el paro no es apretar un botón y se para todo, hay que hablar con todo el mundo”, le señaló a Conclusión.

En tal sentido, indicó que “eso tiene que discutirse en el seno de la Confederación General del Trabajo”.

Al respecto de la protesta de este jueves, Schmid dijo que “es una más de las numerosas protestas que ha cosechado este gobierno” y que además “hay cámaras empresarias que están marchando con los trabajadores, lo que da cuenta de la difícil situación por la que están atravesando”.

Por su parte, el líder del gremio de los judiales, Julio Piumato manfiestó: “No sé si el gobierno va a escuchar, pero esperemos que este año haya un cambio que le devuelva la esperanza a todos los argentinos”, señaló Piumato.

Consultado sobre el futuro político, el sindicalista aseguró: “Yo creo que hoy necesitamos un programa de crecimiento, los trabajadores tienen que confluir en un solo modelo de Argentina”.

“Si nosotros apostamos por una Argentina de crecimiento y de justicia social, tenemos que estar la mayoría de los argentinos juntos, porque cuando domina la usura financiera son muy pocos los que se salvan”, finalizó Piumato.