Este jueves 16 y viernes 17 no habrá clases en la Universidad Nacional de Rosario. Es que los docentes irán a un paro de 48 horas en pedido de paritarias. El 74.5% sobre un total de 1358 docentes votaron por intensificar las medidas de fuerza.

Los docentes universitarios habían anunciado la semana pasada una movilización con cese de actividades a nivel nacional el 16 de mayo en defensa de la educación pública. La misma tendrá lugar en Buenos Aires y contará con la presencia de toda la comunidad educativa. A esto se suma el paro del viernes.

“Los docentes universitarios paramos y nos movilizamos para denunciar el ajuste en las Universidades Nacionales que se expresa, básicamente, en los recortes de presupuesto y en el congelamiento salarial”, señaló laura Ferrer Varela, secretaria general de COAD.

>Te puede interesar: Sin clases: docentes universitarios paran y marchan el 16 de mayo

En lo que refiere al salario docente es preciso recordar que la última oferta que el Gobierno Nacional presentó el 8 de mayo consistió en:

– 4% de aumento en junio sobre salario de marzo 2019 (se incorpora al básico)
– 4% de aumento en agosto sobre salario de marzo 2019 (se incorpora al básico)
– 4% de aumento en septiembre sobre salario de marzo 2019 (se incorpora al básico)
– 3% de aumento en octubre respecto al salario de marzo 2019 (se incorpora al básico)
– incorporación de las sumas no remunerativas no bonificables de enero y febrero 2019 en el mes de noviembre
– incorporación de las sumas no remunerativas no bonificables de marzo y abril 2019 en el mes de diciembre
– cláusula de actualización salarial gatillo en noviembre 2019 y en febrero 2020.

El conjunto de las representaciones gremiales rechazaron la oferta. “Como hemos manifestado apenas conocida la la propuesta salarial, decimos que es insuficiente porque consolida la pérdida de 10% del año paritario anterior y no incluye incrementos acordes en tiempo y porcentajes a la inflación”, aseguraron desde el gremio.

“Además posterga el blanqueo de los adicionales no remunerativos no bonificables a fines de año lo que impacta negativamente en el financiamiento de las obras sociales, del sistema previsional y el salario de los jubilados”, manifestaron.