La Cancillería venezolana calificó como «falso» que se haya consumado un golpe de Estado en el país por parte del gobierno de Venezuela a través del Tribunal Supremo de Justicia y manifestó su «repudio» ante lo que calificó como una «arremetida» por parte de los gobiernos «de la derecha intolerante».

«Es falso que se haya consumado un golpe de Estado en Venezuela. Por el contrario, sus instituciones han adoptado correctivos legales para detener la desviada y golpista actuación de los parlamentarios opositores declarados abiertamente en desacato a las decisiones emanadas del máximo Tribunal de la República», dijo la Cancillería en un comunicado citado por la agencia de noticias EFE.

El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela, máxima instancia de justicia del país latinoamericano, decidió anteayer que asumirá las competencias de la Asamblea Nacional (AN, el Parlamento), de mayoría opositora, debido a la persistencia del «desacato», un estatus que el Poder Judicial impuso a la Cámara por el incumplimiento de varias sentencias.

Este escrito oficial surge en respuesta a la reacción de un grupo de países de la región que manifestaron su preocupación por la decisión del TSJ de asumir las competencias del Parlamento.

La cancillería venezolana repudió el pronunciamiento de, entre otros, Colombia, Argentina, Chile, Brasil, Perú, Panamá, Costa Rica, Guatemala, Canadá y Estados Unidos, que calificó como una «arremetida de los Gobiernos de la derecha intolerante y pro-imperialista de la región».

Esta arremetida, prosigue el texto está «dirigida por el Departamento de Estado y los centros de poder estadounidenses, que mediante falsedades e ignominias pretenden atentar contra el Estado de Derecho en Venezuela y su orden constitucional».

También anuncia que Venezuela «ejercerá las acciones políticas y diplomáticas» para «detener y evitar la materialización de planes contra la estabilidad y la paz» del país.

Según la cancillería, «estos Gobiernos» conformaron una «coalición intervencionista» producto de no haber «procesado aún la derrota recibida hace apenas unas horas en la Organización de Estados Americanos (OEA) frente al plan injerencista contra Venezuela» y ahora han desatado una «histérica campaña».

El texto agrega además que el secretario general de la OEA, Luis Almagro, está intentando imponer ese supuesto plan de injerencia «en franca violación a la legalidad internacional y nacional».

Por último, el documento subraya que Venezuela rechaza categóricamente la «arremetida internacional protagonizada por una coalición de gobiernos de derecha y de oligarquías para dar soporte y respaldo a la oposición venezolana intervencionista y apátrida».

Parlamento venezolano acusa a Maduro de dar un “golpe de Estado”