La variación mensual de los precios al consumidor fue del 2,9% en el primer mes del año 2019 y del 49,3% respecto de enero de 2018, así la inflación se resiste a perforar el piso del 3% en el mes. El análisis corresponde a Guadalupe González, economista del instituto Ieral de la Fundación Mediterránea.

En su informe afirmó que “los rubros Transporte y Comunicaciones son los que registraron mayores subas, del 67,3% y 63,7% anual respectivamente”. .

“A nivel regional, en Cuyo y la Patagonia los precios aumentaron en promedio un 51,6% y 51,3% anual, respectivamente, en el Gran Buenos Aires (GBA) lo hicieron un 48,9% y en la región Pampeana un 49,1% anual”. En el NOA y NEA los precios se incrementaron un 49,7% y 49,9%, respectivamente.

> Te puede interesar: Macri finalizará su gestión con al menos 211 % de inflación acumulada

“La inflación núcleo fue de 3% y el promedio móvil de tres meses anualizado arroja un 42,8%, que compara con una tasa de interés de política monetaria apenas superior a ese guarismo de acuerdo a las últimas licitaciones de Leliq”, indicó la especialista. .

“En enero 2019, el Índice de Precios al Consumidor registró una variación del 2,9% mensual, según los datos relevados por el Indec para el promedio nacional. Los datos de inflación del primer mes del año, junto con algunas estimaciones para febrero, preocupan dado que se revierte el escenario de desaceleración en los precios observado en los últimos meses del año pasado”, afirmó.

También señaló que “en el primer mes del año, los mayores aumentos se observaron en Comunicación (7,4% mensual), Restaurantes y Hoteles (3,7%), Recreación y Cultura (3,5%). En el otro extremo se ubicó el rubro de Prendas de Vestir y Calzado, con una caída en los precios de 0,6% respecto a diciembre, producto de las liquidaciones de verano”.

Acorralado por sus palabras

La escalada general de precios achica cada día un poco más el margen de maniobra del Gobierno, que no reacciona ante una problemática que agiganta los indicadores de pobreza e indigencia.

Luego que el presidente Mauricio Macri asegurara que la inflación estaba “empezando a bajar” y pronosticara que “lentamente” iba a mejorar la actividad económica, el Indec dio un cimbronazo al difundir una cifra más alta de la esperada.

> Te puede interesar: Sica pronosticó una “recuperación del salario real” previa a las elecciones

Es que la suba de los precios minoristas fue en enero del 2,9%, según datos oficiales, los cuales superaron a las estimaciones realizadas por consultoras privadas que apuntaban al 2,5%.

En ese escenario, algunos especialistas anticiparon que el incremento en febrero será aún mayor y superará el 3%, en parte como resultado de los incrementos de transporte y luz, dispuestos por la misma administración de Cambiemos.

Todo ello ya pone en jaque el número pautado de inflación en el Presupuesto para este año, ubicado en un 23%.

El estudio del organismo que conduce Jorge Todesca reflejó que el rubro Alimentos y Bebidas registró en el primer mes del año un aumento más alto que el índice general, dado que fue del 3,4%.

Ese segmento es el que más impacta en los sectores vulnerables de la sociedad por lo que la suba se traducirá en un incremento de la pobreza, mientras empujará a más gente a la indigencia.

Por el momento, el Gobierno tiene a su favor la tranquilidad temporal en la plaza cambiaria, algo que se puede modificar por tensiones en el plano internacional o frente a la cercanía de las elecciones y la consecuente dolarización de carteras, algo habitual para ese tipo de períodos.

La estabilidad del dólar dependerá también de la estrategia del Banco Central que, si bien recortó la tasa de las Leliq en las últimas semanas, todavía las mantiene en niveles muy elevados.

> Te puede interesar: No invierte nadie: se desplomaron los préstamos bancarios al sector privado

En un principio, el equipo económico de la Casa Rosada había apostado a la posibilidad de que una economía congelada pudiera contribuir a una menor inflación, pero hasta el momento los planes han fallado.

Tras finalizar el año 2018 con la inflación más alta en 27 años, al llegar al 47,6%, la gestión de Mauricio Macri tiene que analizar de qué forma revertir el partido que viene perdiendo por goleada.

Algunas consultoras puntualizaron que para el próximo trimestre el costo de vida estará presionado también por ajustes en las tarifas de gas, prepagas y educación, al tiempo que continuará el cronograma de alzas en el transporte público.

Ante una situación cada vez más compleja, el Gobierno ya anticipó que las cifras de pobreza van a empeorar, principalmente como consecuencia de la devaluación.