Este jueves funcionarios del gobierno provincial recibieron a organizaciones sociales con presencia territorial en las ciudades santafesinas más pobladas para discutir medidas tendientes a contener la agobiante situación social por la que atraviesan las capas más vulnerables en medio de la crisis económica.

En el cónclave, tras el cual no hubo definiciones importantes, participaron por el Ejecutivo provincial Pablo Farías, ministro de Gobierno, junto a funcionarios de la cartera de Desarrollo Social, quienes recibieron en la secretaría de Deportes, en Santa Fe capital, a dirigentes del Movimiento de Trabajadores Excluidos, la Corriente Clasista y Combativa (CCC), Movimiento de Organizaciones Bases (MOB), una rama del Sindicato de Pescadores y la CTA de los Trabajadores de Rosario entre otras.

Entre los reclamos picaron en punta la actualización de la Tarjeta Única de Ciudadanía, (hoy en $300 por persona), el establecimiento de una red de copas de leche en las principales ciudades del territorio santafesino para contener el hambre, y la declaración de la Emergencia Social en la Legislatura de Santa Fe.

> Te puede interesar: Se aprobó la Emergencia Social tras una sesión desbordada en el Concejo

La misma ya fue declarada en ciudades como Rosario, Santa Fe, Villa Gobernador Gálvez, y se discute en otras tantas como Reconquista o San Javier. Además de ser una declaración que rige también como ley nacional, ya que fue promulgada por el Congreso de la Nación.

Según expresaron fuentes de los movimientos sociales a Conclusión, desde el Ejecutivo provincial solicitaron que la declaración de la Emergencia Social no fuera condición para la reunión de este jueves, tras la intermediación ejercida por la Pastoral Social y el Arzobispado de Rosario para la realización del encuentro con el ministro Farías.

“Planteamos el tema pero no tenían muchas medidas pensadas, quedó claro cual es política provincial respecto a la Tarjeta de Ciudadanía. No quieren sostener esta política. Venimos pidiendo que pase a $2500”, dijo a Conclusión, Eduardo Del Monte, dirigente de la Corriente Clasista y Combativa, una de las organizaciones que participó de la reunión.

Del Monte equiparó las posturas de Nación y provincia con esa política en particular. “Hubo una reunión en el Arzobispado hace mas de un mes, donde se gestionó que venga la ministra (de Desarrollo Social de la Nación, Carolina) Stanley, que finalmente mando un delegado, y además hubo representantes de la provincia y la municipalidad. También Nación esquivó el bulto entonces”.

La Tarjeta Única de Ciudadanía tiene alcanza alrededor de 185.000 personas en Santa Fe (60.000 en Rosario) y es un mecanismo de asistencia directa, ya que a cada beneficiario se le acredita en su cuenta el valor de la misma.

“Ya esta ingresada la gente en el sistema. Hubo un chequeo previo, entrevistas con asistentes sociales, no metieron a cualquiera. Es un buen mecanismo para abordar el hambre. $2500 nos parece un numero lógico. Propusimos que el estado provincial garantice $1250 y pelearle a Nación, conjuntamente, para que cubra el resto. Pero no, han definido que no. Dicen que la tarjeta surgió previo a la AUH y que no tiene razón de ser”, detalló el dirigente social.

Comparaciones

Para Del Monte, “el gobierno provincial en esto coincide con el gobierno nacional, manda a morir esta tarjeta licuando el monto. No quieren seguir esta política, en momentos en los que el hambre aumentó, se deteriora un mecanismo de distribución para que los recursos lleguen directamente a las familias”.

> Te puede interesar: Municipio en emergencia social: Fein adelantó que reforzarán áreas de salud, alimentación y empleo

El referente local de la CCC además, añandió: “En Ciudad de Buenos Aires están dando ayuda alimentaria de $1500 por chico. Acá la tarjeta fue de $270 durante 2 años y aumento a $300 en noviembre. Es una joda, es la tarjeta de la visibilización del ajuste, de la vergüenza. Nadie la puede defender”, sentenció.

Las organizaciones que participaron de la reunión, que se repetirá el próximo 28 de enero, también plantearon el armado de una red de copas de leche en Rosario, Santa Fe y donde haya gente dispuesta a hacerse cargo. Lo que piden es que se garanticen los insumos básicos: leche, azúcar, harina.

También se habló de un programa provincial de trabajo, pero según afirmaron a Conclusión, el proyecto todavía está “muy verde”. “Ellos tienen un programa llamado Empresas Sociales, que otorga apoyo para la compra de maquinaria, son subsidios, y asegura un ingreso durante 8 meses , pero eso a los compañeros de Santa Fe se lo han ofrecido limitadamente y acá no llego”, precisó Del Monte.

Diciembre calmo, enero largo

“Todos te dan la razón pero no cambian nada. Marche preso”. La frase del dirigente social tras la reunión ilustra el panorama desesperanzador de cara al verano caliente de la recesión económica. Las últimas dos mediciones de actividad industrial marcaron caídas estrepitosas, de la mano de una inflación indomable que cerró el año en torno al 45%.

Atento a esta realidad, aún mas cruda para desocupados y trabajadores precarizados, el oficialismo nacional reforzó la asistencia social en diciembre, mes clásico de “explosión social”, y entregó un bono complementario para aquellos beneficiarios de algún tipo de asistencia.

> Te puede interesar: Organizaciones sociales buscan “evitar reacciones desesperadas” por la crisis

“El gobierno nacional y el provincial también, han tenido una política para fin de año focalizada en las organizaciones más combativas, más grandes, y que por eso habían conquistado la Emergencia Social. Los compañeros que cobran el salario social complementario recibieron un bono de $4000 para diciembre, y el 28 de ese mes cobraron enero por adelantado. Por eso enero va a ser largo. Pero con eso se aseguraron salir de diciembre”, expresó el dirigente de la Corriente Clasista y Combativa.

Y cerró: “Los que la pasaron realmente mal son los que no están organizados. Imaginate que en la CCC debe haber en Rosario 1500 compañeros, por lo menos otro tanto en lista de espera, y somos de las pocas organizaciones que reciben eso. Un porcentaje mínimo de la realidad social.”