Enviado especial a Buenos Aires – El legislador nacional Daniel Lipovetzky adelantó en diálogo con Conclusión que el proyecto sobre alquileres que quedó trunco en Diputados, será tratado durante 2019 y explicó que en marzo tiene la “intención de volver a presentarlo porque se cayó el dictamen que se aprobó en noviembre”.

El legislador anticipó que se “convocará a todas las partes para discutir con más profundidad” y señaló que el contenido tiene el mismo “marco”, y ratificó que se llevará adelante -frente a las criticas que se le formularon respecto de la falta de debate- con la convocatoria amplia para que “fijen sus posiciones y propuestas”.

Lipovetzky consideró que “seguramente esto permitirá llegar al consenso necesario para encontrar las respuestas a una materia sensible para quienes esperan una solución”

El parlamentario aclaró que “es una tarea que permitirá avanzar en ajustar criterios porque si se mira con detenimiento qué aspectos podían causar rispidez, se llega a la conclusión que son nimias las diferencias” y destacó que por sobre todas las cosas “está el compromiso y la voluntad de sortear esas diferencias para obtener una ley con las soluciones que se necesitan”.

Para Lipovetzky la fecha en la que se comenzará a debatir la iniciativa es marzo, porque “con el inicio del período de sesiones ordinarias comenzará tras la asamblea legislativa, se presentará nuevamente el proyecto con modificaciones que tengan en cuenta las propuestas que fueron incluidas en el dictamen de comisiones”.

En relación a cuáles fueron las causas por la que Mauricio Macri no incluyó en el temario de extraordinarias, como si lo hizo con el proyecto de “barrabravas” y el “financiamiento de partidos políticos”, el legislador porteño indicó que “durante 2018 hubo pocas sesiones ordinarias, aunque si hubo un extenso debate en comisiones sobre muchas leyes”, y al momento de que “el presidente tenga que incluir leyes para ser tratadas en extraordinarias la nomina para tratar era enorme -como la ley de semillas- se incorporaron algunas, pero eso no quita que se vuelvan a retomar”.

Daniel Lipovetzky reveló que el listado de proyectos para incluir llegaba “a no menos de 100 proyectos”, y paradójicamente “muchas de ellas tenían dictamen favorables”, pero después el gobierno decidió acotarlo a un listado mas escueto.

Finalmente, el presidente de la Comisión de Legislación General se lamentó de que no “se pudo avanzar en la aprobación de la norma en noviembre, a causa de la elección de los representantes en ambas Cámaras de los miembros del Consejo de la Magistratura”.

Poco antes de que Macri decretara el comienzo del período extraordinario de sesiones de 2018, distintas asociaciones que representan a inquilinos, fueron recibidos para que plantearan sus demandas por los diputados del Frente para la Victoria, y en esa reunión los afectados expresaron su intención de que el tema se incorpore para su tratamiento en diciembre pero eso no ocurrió.

El referente de la Federación Nacional de Inquilinos, Gervasio Muñoz, dijo que “se les está tomando el pelo a ellos y a los senadores, porque se discutió la ley y salió por unanimidad”. En la misma línea, criticó a Dujovne, Miguel Braun, Marcos Peña y Mauricio Macri, a quienes catalogó de ser parte interesada para que no se pueda avanzar con la ley.

Muñoz prometió no renunciar a la lucha, “porque si no se aprueba esta ley, la habrá en algún momento”, y agregó que “hoy se destina el 50% de los ingresos a empresarios que tienen decenas de viviendas”. Y adelantó que no cejarán en sus esfuerzos para “intervenir la rentabilidad del mercado inmobiliario”.

Facundo Di Filippo de la Asociación Habitar, señaló que hay un 40% de las familias que se encuentra alquilando. Ademas, se mostró molesto por  los argumentos que dio Macri de que la corporación inmobiliaria tenga tanto poder y cargó contra el padre del ministro Dujovne, quien es un encumbrado arquitecto capitalino, y la hermana del titular de la cartera de Economía esta en un organismo que administra los permisos de obra en Ciudad Autónoma de Buenos Aires.