Más problemas en un mes que, como siempre, pinta complicado. Esta vez el inconveniente llega para quienes deben tomar un avión. Es que la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA) anunció esta mañana un paro de 24 horas para mañana en rechazo a los 18 despidos ocurridos en la empresa rosarina Sol.

La medida de fuerza fue anunciada esta mañana a través de una solicitada publicada en distintos matutinos porteños, en la que el gremio pide “disculpas” pero entiende que los pasajeros comprenderán que los pilotos no tienen “reinserción laboral” y que no están dispuestos a ser “nuevamente expulsados” de su tierra.

Sol Líneas Aéreas es una incumplidora serial de toda la normativa laboral y previsional”, señaló APLA, que, a la vez, denunció que “algunos creen que, como en los 90, podrán aplicarnos el castigo ancestral más cruel y obligarnos a irnos del país a buscar trabajo”.

De acuerdo con lo anunciado, la medida de fuerza consistirá en un paro nacional de pilotos por 24 horas, que arrancará en la medianoche de hoy y que se extenderá durante todo el día de mañana.

En tanto, en el comunicado, el gremio solicita a las autoridades del Estado Nacional que “intervengan enérgicamente como lo hicieron en el pasado en Aerolíneas Argentinas y Austral, a fin de resguardar el mantenimiento de las fuentes laborales”.

“Creemos firmemente que la aviación aporta al desarrollo económico, geográfico y social de nuestro país; esa es la causa del accionar histórico de los pilotos argentinos”, postuló APLA en su comunicado.

Además, señaló que “Sol Líneas Aéreas ha podido actuar casi con impunidad porque han fallado todos los controles que el Estado debía realizar”.

Por otro lado, indicó que el gremio “ha venido actuando con formidable racionalidad, tratando de no generar conflictos colectivos pese a la falta de respuestas” en temas como -mencionó- “el altísimo impacto que tiene en los salarios de los pilotos el Impuesto a las Ganancias”.

Por su parte, el titular de APLA, Pablo Biró, explicó esta mañana que el paro repercutirá en “todas las compañías y todas las operaciones”, además de las actividades en las que el gremio tiene injerencia: “Lucha antigranizo; una parte importante de las gobernaciones; helicópteros marinos, que garantizan el suministro de gas y petróleo a toda la Patagonia; todas las líneas aéreas regulares y no regulares; los inspectores operacionales de la ANAC (Autoridad Nacional de Asociación Civil); los investigadores de la Junta Investigadora de Accidentes, y por supuesto los pilotos de las aerolíneas, Lan, Sol, Andes…”, detalló.

Según Biró, lo único que puede hacer retrotraer la medida anunciada es “la intervención del gobierno” en el conflicto. “Nosotros pedimos reuniones por la actitud que tiene la empresa. Pero el ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, no nos ha contestado“, dijo el representante gremial en diálogo con radio La Red.

“El Estado tiene el poder de obligar a las compañías a que cumplan las normas, que cumplan con los convenios y los procedimientos de crisis. Esta compañía está siendo vaciada. Tiene una deuda que la hace inviable“, manifestó Biró. Y añadió: “Cualquiera puede pensar que es excesivo un paro nacional por 18 despidos. Pero estos pilotos están siendo expulsados del país, porque acá en este gremio no hay deserción laboral“.

“Es el último recurso que le queda a un sindicato cuando fracasan todas las instancias previas”, sostuvo el titular de APLA.

La voz oficial

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, anunció en su habitual conferencia de prensa que tras el anuncio del paro, el ministerio de Trabajo podría dictar la conciliación obligatoria para impedir la medida de fuerza.

“Frente a la decisión de una compañía respecto a uno de sus pilotos se requiere una conciliación obligatoria”, dijo el funcionario.”No es posible que el sistema se resienta por un problema laboral de una sola empresa. El ministerio de trabajo convocará a una conciliación obligatoria”, agregó.