El presidente socialista aseguró que “nunca antes un gobierno de Colombia había caído tan bajo”. “Eres el diablo Iván Duque, eres el diablo, y te secarás por meterte con Venezuela, Vade retro satanás, fuera de aquí diablo”, afirmó.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció este sábado el rompimiento de relaciones diplomáticas con Colombia, ante el apoyo que dio el gobierno de Iván Duque al líder opositor venezolano Juan Guaidó en su intento de hacer ingresar ayuda humanitaria.

“He decidido romper todas las relaciones políticas y diplomáticas con el gobierno fascista de Colombia y todos sus embajadores y cónsules deben salir en 24 horas de Venezuela”, dijo Maduro, ante una multitudinaria manifestación en Caracas.

Maduro aseguró que “todo tiene su límite”. “La paciencia se agotó no podemos seguir soportando que se preste el territorio de Colombia para una agresión contra Venezuela”. “¡Fuera de aquí, oligarquía!”, agregó.

> Te puede interesar: En medio del conflicto entre Venezuela y Estados Unidos, abundan las provocaciones

El presidente socialista aseguró que “nunca antes un gobierno de Colombia había caído tan bajo”. “Eres el diablo Iván Duque, eres el diablo, y te secarás por meterte con Venezuela, Vade retro satanás, fuera de aquí diablo”, afirmó.

“Estamos esperando al señor fantoche payaso, títere del imperialismo norteamericano y mendigo”, dijo Maduro, al referirse a Guaidó, quien se encuentra en la ciudad colombiana de Cúcuta, fronteriza con Venezuela.

Frontera caliente

Fuertes disturbios se registraban este sábado en dos puentes de la frontera de Venezuela con Colombia luego de que cuatro camiones y manifestantes intentaron romper el bloqueo militar para hacer entrar la ayuda humanitaria, constataron periodistas de AFP.

Militares y policías venezolanos lanzaron gases lacrimógenos y perdigones de goma a los manifestantes, dejando al menos una decena de heridos por el impacto de los artefactos, en los puentes Simón Bolívar y Santander, que comunican a la ciudades de San Antonio y Ureña (Venezuela) y Cúcuta (Colombia).

Un contingente de antimotines, con escudos y cascos, bloquearon la caravana de camiones con toneladas de medicinas y alimentos que intentaron ingresar desde Cúcuta, por el puente Santander, en Ureña.

Manifestantes los acompañaban a pie y sobre camiones, luego de que un primer grupo lograra romper las barreras y vallas puestas por los militares, para avanzar por el puente.

A unos pocos kilómetros, en el puente Simón Bolívar, el principal paso peatonal entre ambos países, que une a San Antonio con Cúcuta, los uniformados también repelieron a manifestantes que trataban de abrir el cerco.

Varios de los artefactos cayeron en el lado colombiano del puente. “Los gases están siendo lanzados por la policía venezolana para repeler a los manifestantes”, dijo a AFP una alta fuente policial.

La mayoría de manifestantes, algunos encapuchados, retrocedían cuando caían los gases y posteriormente volvían a la carga contra la treintena de policías venezolanos que defendían la línea divisoria entre ambas naciones.

Algunos, incluso, tomaron las vallas que separan los carriles para los pasos migratorios y las utilizan como barricadas.

Atrás de los antimotines venezolanos se escuchaban arengas como “No pasarán”, entonadas por civiles, muchos de ellos vestidos de rojo, color del chavismo.

Guaidó se encuentra en Cúcuta, adonde llegó el viernes -según él con ayuda de militares-, para coordinar la salida de la ayuda enviada por Estados Unidos.

Maduro, quien encabeza una multitudinaria marcha de seguidores en Caracas, rechaza la ayuda por considerarla el inicio de una “invasión militar” encabezada por Estados Unidos.