La jornada de lucha y medida de fuerza llevada adelante este miércoles por la CGT (acompañada por numerosos gremios, organizaciones sociales y empresariales, entre otros), disparó el análisis desde distintos sectores, ya sea por los motivos de la protesta, la respuesta desde el cuestionado gobierno nacional o lo que deja refractar como suceso político inmiscuido en esta coyuntura, de profunda crisis económica en un escenario pre electoral.

Por ejemplo, en el mediodía de este miércoles, rápido de reflejos, el ministro de Hacienda de la Nación, Nicolás Dujovne, presentó un informe desde la Quinta presidencial de Olivos en el que se detalla que “el paro general produce una pérdida al país superior a los 40.000 millones de pesos, unos 6.000 millones más que la protesta del 29 de abril (cuando alcanzó los $34.367 millones), cifra que significa un 0,22% del PBI anual.”

> Te puede interesar: Según el Gobierno “el paro habría generado una pérdida de 40.000 millones de pesos”

Otra de las que se pronunció de parte del oficialismo nacional fue la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, quien dijo que están “hartos de los paros”. Desde los gremios, el comentario más común fue que “no hay otra salida” que la continuidad de un plan de lucha frente a lo obstinado de la postura del Ejecutivo nacional respecto al rumbo económico, pese a los resultados.

Desde Rosario, donde el paro tuvo un alto acatamiento y hubo movilizaciones y actos nutridos este miércoles, el analista político Diego Añaños brindó su visión respecto a la medida y aseveró que “desde el lado de los trabajadores, la evaluación del paro es positiva, en el sentido de que se hizo sentir”.

Entrevistado por Sergio Roulier en Radio 2, el politólogo especializado en economía de la UNR precisó que si bien “respuesta del presidente no hubo, ya que en el acto del Ejército del cual participó no hizo referencia al paro”, sus ministros si lo hicieron y las respuestas se acomodaron a lo esperado.

“La respuesta habitual desde algunos sectores, en casos como éste, es ‘cuantificar’ lo que se pierde, las evaluaciones dicen algo así como 40.500 millones de pesos. Esto puede ser cierto en términos reales, pero cuando uno dice eso se ponen en discusión algunas cuestiones que normalmente no aparecen a la luz: evidentemente cuando se dice que los que generan ganancias y riqueza son los empresarios, debiera aparecer que los trabajadores también generan, porque si se pierde eso cuando no van al trabajo, en la generación hay una tarea compartida por lo menos, es algo a tener en cuenta”, consideró Añaños.

> Te puede interesar: El paro registró una alta adhesión en Rosario y todo el país

“En términos políticos”, el académico sostuvo que la medida de fuerza “llega tarde”, ya que “si se escuchan las razones que da la CGT para llevarla adelante, la situación está del mismo modo hoy que hace un tiempo largo en Argentina”.

“El gobierno debería escuchar, pero son razones, repito, que tienen un tiempo y no creo que en el corto plazo sean modificables, cuando uno observa hoy, el gobierno ha lanzado un programa de cierto apoyo fiscal para las nuevas inversiones, un proyecto para eliminar el pago de impuesto a ganancias, justo hoy. Es uno de los puntos del reclamo y una de las promesas de Macri, que ganancias desapareciera. En parte es una respuesta de parte del gobierno, no prestar atención”, puntualizó.

Al abundar sobre la coyuntura económica, Añaños aseguró que la administración Macri “no puede mostrar ninguna variable económica relevante que este mejor que el día que asumió: ni producto, ni salario, ni inflación, ni el nivel de endeudamiento.”

En ese sentido, y tomando como referencia las elecciones presidenciales de agosto (Paso), si bien aseguro que le genera cierta “sorpresa” que el gobierno llegue “sin dudas, competitivo” a los comicios, el analista lo adjudicó a que el proyecto de Cambiemos es novedoso por “unificar en una sola fuerza el voto conservador, de centro derecha”. 

> Te puede interesar: Añaños: “Los precios no van a bajar, sino que van a subir más lentamente”

“Hay dos tercios de la población que rechazan ese proyecto. Nos hace reflexionar acerca de algo que no había ocurrido en la historia argentina y es la institucionalización para ofrecer a ese electorado conservador, de centro derecha (no liberal porque en este país casi no hay liberales) un lugar común”, detalló.

Por último, al ponderar los movimientos previos al proceso electoral, Añaños expuso que “el Gobierno ha optado por una estrategia que ha llevado adelante anteriormente el kirchnerismo, que es esperar hasta último momento para anunciar su fórmula, que por lo que se vio en la Convención del radicalismo está claro que no los incluye.”

El cientista político declaró además que le “llama la atención que haya alrededor de 10 candidatos para la vicepresidencia”.

“¿Es una estrategia manejada o un momento de desconcierto donde el Gobierno, sorprendido por la puesta en escena que ha hecho el kirchnerismo con Alberto Fernández? Son preguntas”, concluyó.