Las ventas minoristas de las pequeñas y medianas empresas (pymes) cayeron un 21,9% en junio –en comparación con el mismo mes del año pasado– y, medidas a precios constantes, acumularon una caída del 17,2% en el primer semestre, según informó la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (Came).

El informe detalló que los comercios están “más aliviados por la mayor estabilidad de precios en las listas que reciben”, pero aseguró que “la dinámica de las ventas que no despuntan preocupa”. Este contexto de baja demanda se vio agravado por los aumentos que hubo en las tarifas eléctricas y, para paliar este combo, algunos comercios debieron reducir gastos operativos y otros optaron por diversificar los productos que venden.

En junio todos los rubros relevados por Came tuvieron caídas y ni siquiera ayudó el Día del Padre: las ventas crecieron en los días previos a esta celebración, pero no en los posteriores, como suele suceder. Además, se advierte que la gente buscó comprar en cuotas, con mucha demanda del programa Cuota Simple.

Para que la situación repunte, los comercios pymes piden que se les reduzcan impuestos y que se estimule la demanda interna.

Radiografía del consumo, sector por sector

En junio, los siete rubros relevados por Came tuvieron caídas interanuales en sus ventas. Las mayores retracciones interanuales se detectaron en Perfumerías (-42%) y Farmacias (-32,8%).

Alimentos y bebidas: las ventas bajaron 26,6% anual en junio y acumularon una caída de 21,8% en el primer semestre del año. La gente compra menos cantidades, se remite a los productos necesarios, cambia primeras marcas por segundas y terceras, y aprovecha las ofertas.

Bazar, decoración y muebles: las ventas bajaron 24,7% interanual y acumulan una caída de 17,8% en los primeros seis meses del año frente al mismo período de 2023. El rubro tuvo uno de los peores meses del año, con poca gente consultando, incluso en la semana del Día del Padre. Se vendieron productos económicos y en comercios que dieron disponibilidad de cuotas. En el resto, sólo salieron bienes muy baratos, con precios promedio menores a los $10.000.

Calzado y marroquinería: las ventas cayeron 20,7% interanual y acumularon una baja de 12,1% en el primer semestre del año. En el rubro marroquinería los comercios señalaron que desapareció el comprador, con días de venta cero.

Farmacia: las ventas descendieron 32,8% interanual y acumulan un desplome de 29,6% en los primeros seis meses del año. En los productos meramente farmacéuticos la venta cae más moderadamente que en los de perfumería. En medicamentos, la gente pide la marca más económica, fracciona pastillas cuando es posible y elige farmacias donde aceptan tarjeta de crédito.

Perfumería: las ventas cayeron 42% interanual y acumulan una baja de 32,5% en el primer semestre. Es el rubro que más cae porque se trata de productos que por lo general son costosos y de los cuales puede prescindirse.

Ferretería: las ventas retrocedieron 23,3% interanual y acumulan una caída de 20,4% en los primeros seis meses del año. Si bien repuntó la venta vinculada a la obra pública, no sucedió lo mismo con la residencial.

Textil e indumentaria: Las ventas bajaron 0,9% interanual y acumulan un incremento de 4,9% en el primer semestre. Los comercios apelaron a las liquidaciones y grandes ofertas para sacarse el stock de encima y conseguir liquidez.